Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REFORMA DEL IMPUESTO DE SOCIEDADES

Hacienda carga sobre los bancos la mayor subida de retenciones del impuesto de sociedades

Las entidades financieras adelantarán al fisco hasta el 25% de su resultado. Unas 9.000 empresas que facturan más de 10 millones anticiparán el 23%. El Gobierno espera ingresar unos 8.000 millones con esta medida.

El ministro de Hacienda en funciones, Cristóbal Montoro.
El ministro de Hacienda en funciones, Cristóbal Montoro. EFE

El ministro de Hacienda en funciones, Cristóbal Montoro, pretende cargar sobre las entidades financieras la mayor parte de la subida de las retenciones del impuesto de sociedades. Los bancos tendrán que adelantar el 25% de su resultado contable en los pagos fraccionados de octubre y diciembre. Las empresas que facturen más de 10 millones de euros anticiparán el 23% de su resultado. El Gobierno en funciones negocia la medida, que afecta a unas 9.000 empresas, con todos grupos políticos. Espera ingresar unos 8.000 millones más este año.

La idea que el ministro de Hacienda está trasladando a los diferentes grupos parlamentarios consiste en que los bancos adelanten a la Agencia Tributaria hasta el 25% de su resultado contable a cuenta de la liquidación del impuesto de sociedades. El resto de empresas que facturen más de 10 millones de euros anticiparán el 23% en los pagos fraccionados de octubre y diciembre. La medida afectará en total a 9.000 empresas, el doble de lo planeado, y permitirá ingresar unos 8.000 millones de euros, casi 2.000 millones más de lo barajado inicialmente.

Así se lo trasladó este miércoles el titular de Hacienda al responsable de Economía del PSOE, Jordi Sevilla, y al diputado socialista responsable de asuntos presupuestarios, Pedro Saura, con los que tuvo un encuentro. El ministro también mantuvo contactos informales con el PNV y planea presentar la medida al resto de grupos políticos para recabar el mayor apoyo parlamentario posible. Este jueves presentará la medida a Ciudadanos y Podemos.

El endurecimiento de las retenciones del impuesto de sociedades es una de las medidas que el Ejecutivo interino del PP había comprometido con Bruselas para contener el déficit público al nivel marcado por Bruselas, en el 4,6% del PIB. Hacienda trata de compensar de esta forma la abrupta caída de recaudación en el impuesto de sociedades, de más del 20% hasta agosto, que está deteriorando el déficit público y ampliando los números rojos del Estado en lugar de reducirlos.

La patronal trató de evitar la medida

La patronal española (CEOE) envió hace dos semanas sendas cartas a los ministros de Hacienda y de Economía, Cristóbal Montoro y Luis de Guindos respectivamente, para conocer los detalles de las nuevas retenciones sobre el impuesto de sociedades antes de que se aprobara la medida. El presidente de la CEOE, Juan Rossell, se había manifestado en contra de esta medida porque consideraba que supone "menos y peor" financiación.

Montoro recibió a Rossell el martes de la semana pasada. En la reunión le explicó que estaban pendientes de conocer la evolución de la recaudación del mes de agosto para ver como articulaban la subida. Los datos de recaudación mostraron ayer que los ingresos por impuestos caían un 1,8% y los de sociedades, más de un 20%. El presidente de Cepyme, Antonio Garamendi, aseguró ayer que la medida se toma con "nocturnidad y alevosía".

La reforma fiscal que entró en vigor en 2015 y se extendió durante 2016 rebajó el tipo nominal del impuesto de sociedades del 30% al 25% este año y redujo las condiciones de los pagos a cuenta del impuesto: las retenciones del impuesto de sociedades que se aplicaban desde 2012 a las empresas. Estas desembolsaban estos pagos fraccionados, del 12% sobre el resultado contable, en abril, octubre y noviembre. En julio del año siguiente liquidaban las diferencias con la declaración del impuesto. Pero con la reforma fiscal se suavizó este régimen de pagos fraccionados, lo que ha supuesto una importante caída de la recaudación. Para hacerse una idea de la importancia de este mecanismo, el año pasado las arcas públicas ingresaron unos 18.500 millones de euros por estos pagos anticipados. La recaudación de este impuesto hasta agosto está cayendo en unos 2.500 millones.

La propuesta que el Ejecutivo interino del PP está negociando con los grupos políticos —ya ha iniciado los contactos con el PSOE— endurece sus previsiones iniciales sobre el impuesto. Hacienda había planeado establecer una retención de, al menos, el 20% para todas las empresas que facturen más de 20 millones de euros, unas 4.400 sociedades, para recaudar unos 6.000 millones.

Una medida de liquidez

La medida no supone en realidad una subida del impuesto. Supone un desembolso que hacen las empresas a cuenta de la liquidación del impuesto del año siguiente. Si han pagado de más se les compensará cuando liquiden Sociedades en julio del próximo ejercicio. Las empresas verán afectada su liquidez hasta que recuperen lo pagado con antelación. Solo se podría considerar una subida si tuviera carácter permanente pero el Gobierno prevé mantener estos pagos fraccionados hasta que logre cumplir con los objetivos de déficit.

El Consejo de Ministros aprobará previsiblemente mañana viernes un real decreto que incluirá la medida. Para sacar adelante la norma debe contar con el respaldo de la mayoría de los grupos políticos. Por eso Hacienda está negociando y tanteando a todos los partidos en busca del máximo respaldo. El decreto también incluirá los objetivos de déficit de este año y el próximo.

Bruselas suavizó la senda de consolidación fiscal en abril y en julio pero, al estar el Gobierno en funciones, se ha retrasado la aprobación de estos límites presupuestarios. De esta forma, las comunidades autónomas tendrán más claras las bases sobre las que construir sus presupuestos.