Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El FMI mejorará sus previsiones para España pese al bloqueo político

El Fondo no percibe que la falta de acuerdo para formar Gobierno pase factura económica

El portavoz del Fondo Monetario Internacional (FMI), Gerry Rice.
El portavoz del Fondo Monetario Internacional (FMI), Gerry Rice. EFE

El Fondo Monetario Internacional no percibe que el bloqueo político en España esté pasando factura a la marcha de la economía. Y no solo eso: este otoño, en sus nuevas previsiones, incluso mejorará el pronóstico para España este año. El optimismo se basa en el comportamiento del producto interior bruto (PIB) en el segundo trimestre del año, que aparentemente ajeno al ruido político, mostró un crecimiento más robusto de lo que los analistas esperaban.

El portavoz del organismo con sede en Washington, Gerry Rice, lo explicó este jueves en rueda de prensa. "El PIB real en el segundo trimestre del año ha sido más fuerte de lo esperado en España, esto será reflejado en las proyecciones revisadas que se presentarán en la reunión anual del FMI de octubre", indicó, informa Efe.

En sus últimas previsiones, hechas públicas en julio, el Fondo calculó un crecimiento económico para España del 2,6%, el mismo ritmo de crucero que hacía contemplado en su informe de previo, de abril, aunque sí recortó lo que esperaba para el próximo año debido a los efectos potenciales del Brexit, la victoria en el referéndum celebrado en Reino Unido un junio de los partidarios de abandonar la Unión Europea. Los analistas del Fondo contemplaban el pasado julio un crecimiento del 2,1% para 2017, lo que supone un recorte de dos décimas respecto a lo que habían estimado cuatro meses antes.

Sin embargo, pese a la incertidumbre de una posibles terceras elecciones, "no estamos viendo en este momento evidencia de un impacto negativo en el crecimiento", dijo Rice. "Creemos que la fuerte recuperación económica continúa, apoyada en las reformas llevadas a cabo y algunos vientos externos favorables", añadió.

Sí insistió, como lleva haciendo la institución desde hace años, que España tiene un serio problema de crecimiento de medio plazo, de crecimiento potencial, y que el ritmo de su economía lleva camino de ir ralentizándose. "A medio plazo pronosticamos que el crecimiento se modere hacia su potencial de en torno al 1,5%, ya que sigue restringido por un débil crecimiento de la productividad, el alto endeudamiento en algunos sectores y un elevado desempleo estructural", dijo el portavoz.

En el corto plazo, los números aún no se ven afectados. Más allá de las expectativas, en el segundo trimestre del año, después de seis meses de Gobierno en funciones, España avanzó un 0,8%, una decimal más de lo que se había calculado en los datos avanzados, y la locomotora fue ni más ni menos que la inversión, que es un termómetro de los los efectos de la incertidumbre en las decisiones de las empresas o las Administraciones.

Por otra parte, el FMI expresó preocupación por la coyuntura económica de Estados Unidos, al considerar que las últimas cifras macroeconómicas no habían resultado lo bastante robustas. El dato de crecimiento del segundo trimestre se situó en el 0,27% (un 1,1% si se anualiza), debido a la caída de beneficios e inversión de las empresas. Pese a la situación de prácticamente pleno empleo en el país, y la buena salud en Wall Street, el crecimiento no deja de ser lento.

Más información