Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Repsol y La Caixa negocian la venta del 20% de Gas Natural por 4.000 millones

Mantienen conversaciones con el fondo Global Infraestructure Partners (GIP)

Josu Jon Imaz y Antoni Brufau, en la junta de accionistas de Repsol
Josu Jon Imaz y Antoni Brufau, en la junta de accionistas de Repsol

Repsol y Criteria, el holding de inversiones industriales propiedad de La Caixa, han iniciado la negociación para la venta del 20% de las acciones de Gas Natural. Ambas empresas, principales accionistas de la gasista que suman el 64,4% de los títulos, reconocieron al regulador bursátil que mantienen contactos con inversores. La operación, cifrada en unos 4.000 millones, se negocia principalmente con el fondo Global Infrastructure Partners, según fuentes del sector. La reorganización del consejo de Gas Natural, si entra el nuevo accionista, puede incluir el nombramiento de Isidro Fainé como presidente.

Las dos compañías confirmaron la mañana del jueves que “mantienen contactos con diversos inversores” para la venta por parte de cada una de un 10% de las acciones, de la gasista aunque no revelaron los nombres y no hay todavía “ninguna decisión al respecto”. Además de Global Infrastructure Partners (GIP), con quien llevan semanas negociando, según fuentes del sector, también ha mostrado cierto interés en conocer las condiciones de la venta el fondo KKR. El mercado recibió la noticia con subidas en las acciones de Gas Natural del 3%, hasta 19,07 euros. La capitalización total de la compañía es de 19.083 millones de euros. En la negociación con GIP, la cifra de venta que se negocia por el 20% se acerca, según avanzó Bloomberg, a los 4.000 millones, en línea con el precio de mercado.

Criteria tiene actualmente un 34,4% de Gas Natural, por lo que una venta reduciría su participación al 24,4%. Repsol controla el 30%, y se quedaría en el 20%. Ambas tienen un acuerdo de toma de decisiones concertadas sobre Gas Natural. Si las negociaciones terminan por llevar a un fondo al accionariado, se producirá un cambio en el consejo de la gasista. Actualmente Repsol cuenta con cuatro consejeros como representantes (Luis Suárez de Lezo, Antonio Brufau, Demetrio Carceller y Miguel Martínez). Y Criteria, otros cuatro (Enrique Alcántara-García, Juan Rosell, Heribert Padrol e Isidro Fainé). Con la reducción de sus participaciones, deberán ceder algunos puestos.

Cambios en el consejo

Es probable que esos movimientos se aprovechen para llevar a cabo otro que se prepara desde hace tiempo: el nombramiento de Fainé, de 74 años, como presidente de la compañía. Sustituiría a Salvador Gabarró, de 81 años, que ocupa el cargo desde 2003.

Gracias a su participación en la empresa gasista, Repsol y La Caixa reciben importantes dividendos anuales. Con cargo al ejercicio de 2015 la cifra entre ambas ascendía a 640 millones. La política de retribuciones de Gas Natural es uno de los principales atractivos para los fondos de inversión, ya que, según el plan estratégico 2016-2020 que presentó en mayo, la compañía planea aumentar la parte de beneficios que destina a dividendos. Además, fijó que, como mínimo, la retribución sería de al menos un euro por título al año. En total, calculó que podía repartir 7.000 millones entre sus socios hasta 2010.

La venta de acciones de Gas Natural puede beneficiar tanto a la petrolera como al grupo financiero. Repsol explicó ayer a la CNMV en un comunicado que la posible venta se enmarcaría en el Plan Estratégico para los años 2016-2020 “y como parte de una gestión dinámica permanente del portafolio de negocios”. Los bajos precios del petróleo golpearon sus cuentas en 2015, pero la compañía ha hecho los deberes y ha reducido su deuda neta en más de 1.500 millones en un año, hasta 11.709 millones a 30 de junio pasado, gracias en parte a algunas desinversiones. Además, el petróleo parece recuperar brío (está en el entorno de los 50 dólares). Por ello, Repsol solo venderá si cree que es una buena oportunidad y no porque tenga una necesidad acuciante.

Inyección de fondos

En cuanto a Criteria, matriz de Caixabank, a efectos de control por parte del Banco Central Europeo consolida como un grupo financiero. Esto significa que debe someterse a controles de supervisión y exigencias de capital. Y las inversiones industriales le penalizan, lo que explica en parte que Criteria Caixa se situase solo por delante del Banco Popular entre los seis bancos españoles examinados en las recientes pruebas de resistencia europeas. Una venta de parte de las acciones de Gas Natural podría mejorar sus coeficientes, además de suponer una inyección de fondos.

Por su parte, Global Infrastructure Partners, es una firma inversora especializada en infraestructuras con sede en Nueva York. Maneja cerca de 33.000 millones de dólares de capital en inversiones, que abarcan desde aeropuertos como el de la City de Londres, Gatwick o Edimburgo a la petrolera East India Petroleum, la eléctrica Guacolda o Saeta Yield, escisión de ACS dedicada a renovables.