Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las grandes corporaciones de EE UU se suman a la lucha contra la brecha salarial

GM, IBM, Apple, Facebook y Microsoft, entre el medio centenar de grandes compañías que se suman a la iniciativa que Obama promocionó

Indra K.Nooyi, presidenta de Pepsico, en Barcelona.
Indra K.Nooyi, presidenta de Pepsico, en Barcelona.

Mary Barra, Indra Nooyi y Ginni Rometty forman parte de un exclusivo club dominado por hombres. Son, respectivamente, las principales ejecutivas de General Motors, PepsiCo e IBM, tres de las mayores corporaciones del índice S&P 500. Sus compañías acaban de sumarse al llamamiento de la Casa Blanca para tratar de eliminar la brecha de género en los salarios, una iniciativa en la que participan Apple y Facebook. Una paga justa y equitativa, dicen, debe ser un elemento esencial de cualquier modelo exitoso de negocio. Para lograrlo, las empresas firmantes se comprometen a revisar las remuneraciones y examinar sus prácticas de contratación y promoción.

El presidente Barack Obama quiere que este sea uno de sus grandes legados políticos cuando abandone el Despacho Oval dentro de cuatro meses. Al hablar de este problema, siempre hace mención a cómo su abuela le crió con un salario inferior al de los compañeros varones que trabajaban con ella en el banco. La Lilly Ledbetter Fair Pay Act fue la primera legislación que firmó Barack Obama cuando asumió la presidencia de Estados Unidos hace casi ocho años.

El Institute for Women Policy Research calcula que las mujeres empleadas en EE UU ganan 79 centavos de media por cada dólar de los hombres. En parte, esta diferencia se explica por el tipo de ocupación. Pero se hace extensible a trabajos comparables, pese a los esfuerzos realizados durante los últimos años. Los datos del Censo reflejan que, con cargos, educación y experiencia similares, las mujeres siguen cobrando ligeramente menos.

Barra, Nooyi y Rometty son el ejemplo de que esa brecha se cerró de forma significativa. "El género de los empleados no debería ser un factor en las remuneraciones", señala la dirección de General Motors, "por eso apoyamos este llamamiento". "Identificar y promocionar las mejores prácticas es fundamental para asegurar la igualdad en todos los empleados", asegura Valeri Jarrett, consejera de Barack Obama.

En total, más de medio centenar de grandes corporaciones que representan todos los sectores de la economía se suman a esta iniciativa presentada en junio por la Casa Blanca. Entre ellas están también Anheuser-Busch InBev, Coca-Cola, Delta Air Lines, Hilton, Intel, LinkedIn, Microsoft, Nike, Target, Unilever y Visa. "Compartimos los mismos valores", señalan desde GM.

Objetivo: resolver la brecha

"Estamos analizando los salarios, primas y otros premios en acciones", indica Apple. "Si la brecha existe, lo resolveremos". Los productos de la compañía de Cupertino se consumen en todo el mundo, como en todo el mundo se usa Facebook, que también tiene en marcha un examen estadístico de las remuneraciones de hombres y mujeres. "La equidad en los sueldos entre hombres y mujeres es un componente crítico del progreso social", añaden desde Microsoft.

Las sociedades se comprometen a realizar revisiones anuales de las remuneraciones. También examinarán las prácticas internas de contratación y de promoción, para detectar cualquier tipo de tratamiento favorable hacia los hombres o de barrera para las mujeres a la hora de alcanzar los puestos de máxima dirección. Lo que evitan es prometer la misma paga para los empleados en puestos equivalentes.

"Reconocer que hay una discrepancia es el primer paso para entender dónde existe la disparidad", se justifica Jarrett. Eso, opina, lleva después a hacer algo para cerrar la brecha "porque hay disposición a afrontar el problema". Estas compañías, además, van a formar un grupo independiente para dar continuidad a la iniciativa cuando el demócrata deje el Despacho Oval en cuatro meses.

La brecha salarial en EE UU es aún mayor cuando se toma como referencia las mujeres de las comunidades negra y latina, que ganan 64 y 56 centavos respectivamente por cada dólar de un hombre blanco. "Es un problema persistente también para sus familias", señala la Casa Blanca. La compañía PepsiCo cree necesario hacer un esfuerzo "para poner fin a prácticas" que llevan a la desigualdad y poder crear así "un clima inclusivo para que las mujeres se desarrollen profesionalmente".

Más información