Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La zona euro logra su mayor superávit comercial en un primer semestre

Alemania copa dos tercios del balance exterior positivo de los Diecinueve

Tres empleados caminan entre los contenedores del puerto de Qingdao, China.
Tres empleados caminan entre los contenedores del puerto de Qingdao, China. EFE

Nunca desde el comienzo de la serie histórica en 1999, las exportaciones de la zona euro habían sido tan superiores a las importaciones en un primer semestre del año. Según Eurostat, la agencia estadística europea, los Diecinueve vendieron casi 134.500 millones de euros más al exterior de lo que compraron entre enero y junio, marcando así un nuevo máximo histórico. El récord llega gracias a la mejora de la balanza en países como Holanda, Irlanda, Italia o España, y sobre todo, al tirón de Alemania, que copa justo dos tercios del superávit comercial de la eurozona y ha ampliado su ya gigantesco margen en los primeros seis meses del año.

Las razones que explican el buen comportamiento comercial europeo hay que buscarlas en la todavía débil demanda interna, el desplome en el precio de las materias primas que mantiene el precio del crudo rondando los 49 dólares —muy inferior al de su cotización en los últimos años—, y la flaqueza del euro, que favorece la competitividad de los productos europeos. La mejora se ha producido pese a la ligera caída de las exportaciones, que bajan un 1% respecto al mismo periodo del año anterior, compensadas por el descenso más amplio de las importaciones, de un 3%.

Las exportaciones fuera de la zona euro se mantienen por encima de la barrera del billón de euros que superó el año pasado por primera vez, casi el equivalente al PIB español. El dominio alemán como principal exportador de Europa es incontestable: envía más bienes y servicios fuera de sus fronteras que Francia, Italia, España y Portugal juntas, una media de más de 100.000 millones de euros cada mes. Entre enero y junio sus exportaciones dentro y fuera de la UE superaron a las importaciones en casi 133.000 millones de euros. Organismos internacionales como la Comisión Europea o el FMI han instado a Alemania a dedicar parte de ese ingente beneficio a activar la inversión pública, sobre todo en infraestructuras, pero hasta el momento el país germano ha hecho oídos sordos a todas las peticiones.

El peor balance comercial con los países de fuera de Europa lo tiene Holanda, que basa el grueso de su comercio en intercambios con sus socios de la UE, con los que tiene el saldo más favorable de toda la Unión. Pese a ser el octavo país por población y contar con uno de los territorios más reducidos de los Veintiocho, es el segundo mayor exportador del Continente solo por detrás de Alemania. España sigue manteniendo un saldo negativo con los países de fuera de la UE pero logra reducir la brecha. En cambio, la balanza comercial respecto a sus aliados comunitarios es positiva para España en 1.000 millones.

Junto a las cifras de importaciones y exportaciones semestrales se ha conocido el dato de junio, que se ha convertido en el mejor mes para la balanza comercial de la eurozona desde julio del pasado año, con un superávit de 29.200 millones de euros.

Más información