Moody's baja la perspectiva de la banca española

La agencia cree que el sector puede bajar la rentabilidad por los tipos y la escasa actividad

EFE

La agencia de calificación Moody's ha rebajado la perspectiva para la banca española a “estable” desde “positiva” ante los “retos crecientes” que amenazan la rentabilidad por el contexto prolongado de bajos tipos de intereses y la caída de la actividad bancaria en España.

En paralelo a los convulsos momentos que vive el sector financiero en la Bolsa, con caídas de valor de 45.000 millones en tres sesiones, y tras los resultados de los test de estrés, la mayor agencia de calificación ahonda en la herida: los bancos pueden reducir sus ingresos y, en consecuencia, sus resultados.

Más información
Moody’s reduces the outlook for Spanish banking sector

En un informe sobre la solvencia de la banca española ante 2017, la agencia rebaja su perspectiva aunque reconoce que el impulso positivo que tendrá el sector por el crecimiento económico “sólido” de España y la mejora de la calidad de activos.

Sin embargo, el analista senior de Moody's Alberto Postigo advierte: “La rentabilidad del sistema se enfrenta a retos crecientes debido a los tipos de interés persistentemente bajos y al desapalancamiento, factores que están erosionando la capacidad de generar ingresos”.

Moody's prevé que el saldo de los activos inmobiliarios adjudicados, que ha crecido de manera constante cada año desde 2009, se reducirán “levemente” ante la mejora del sector inmobiliario al calor de la recuperación de la economía. No obstante, ha avisado de que la presión sobre el margen de intereses de los bancos, que representaron más del 50% de los beneficios de explotación en 2015, se ve agravada por la reducción del nivel de la actividad bancaria por la menor demanda solvente de crédito.

Crecimiento cíclico

Moody's ha valorado que el crecimiento del PIB español en el primer trimestre de 2016 es “robusto”, pero considera que este fuerte crecimiento es más cíclico que estructural —impulsado por factores como los bajos precios del petróleo, las mejores condiciones de financiación y el crecimiento del turismo— y que la inercia de crecimiento terminará por debilitarse. La agencia espera que el PIB de este año acabe en el 2.9% y del 2% en 2017. Con todo, Moody's espera que la rentabilidad permanezca estable. “La presión sobre el margen de intereses se verá compensada por la reducción en el coste del crédito; las provisiones por pérdidas crediticias cayeron un 26% en 2015, tendencia que esperamos continúe”, explica Postigo.

Sobre la firma

Íñigo de Barrón

Es corresponsal financiero de EL PAÍS y lleva casi dos décadas cubriendo la evolución del sistema bancario y las crisis que lo han transformado. Es autor de El hundimiento de la banca y en su cuenta de Twitter afirma que "saber de economía hace más fuertes a los ciudadanos". Antes trabajó en Expansión, Actualidad Económica, Europa Press y Deia.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS