Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ESPAÑA FERROCARRIL

Bruselas obliga a devolver las ayudas del centro fantasma de alta velocidad de Málaga

La Comisión pide que Adif reintegre los 140 millones de unas instalaciones para probar trenes AVE que nunca se inauguraron

Centro de Tecnologías Ferroviarias de Adif en Málaga.
Centro de Tecnologías Ferroviarias de Adif en Málaga.

La Comisión Europea ha dado un sonado varapalo a unos de los proyectos faraónicos de la época de bonanza que nunca llegó a ver la luz. Bruselas ordenó a España recuperar las ayudas estatales de 140 millones de euros concedidas a la empresa pública de infraestructuras ferroviarias Adif para la construcción de un centro de ensayos para trenes de alta velocidad en Andalucía, que incluía un anillo ferroviario de pruebas de 58 kilómetros en Antequera. El proyecto ideado bajo el Gobierno socialista anterior, fue modificado por el Ejecutivo de Rajoy pero quedó abandonado por falta de interés del capital privado en 2013.

El Centro de Ensayos de Alta Tecnología Ferroviaria (CEATF) de Málaga iba a ser un circuito ferroviario para probar trenes que alcanzaran más de 500 kilómetros por hora. La inversión total ascendía a 386,2 millones de euros, y la investigación de la Comisión revela que España ya pagó a Adif 140 millones a partir de 2011, antes de que Bruselas adoptara su decisión e infringiendo las reglas europeas.

Ese proyecto “no se ajusta a las normas de la UE sobre ayudas estatales”, según la Comisión. “No hay ningún interés en el mercado por desarrollar productos que funcionen a esas velocidades, que no son comercialmente viables”, añade.

La Comisión considera que ya hay centros de ensayo en la UE para las velocidades comercialmente viables (de 320 a 350 kilómetros por hora) y que ya se realizan ensayos en redes ferroviarias comerciales. “El CEATF no haría sino duplicar esas infraestructuras existentes”, según Competencia.

Las autoridades comunitarias apuntan además a que ese proyecto no contribuye al objetivo de promover el desarrollo sostenible de Andalucía, como justificó en su día el Gobierno de Zapatero y el de Andalucía. “Solo tendría escasos efectos a corto plazo mediante la creación de empleos temporales en el sector de la construcción durante la realización de la infraestructura. El coste público habría sido desproporcionadamente alto y España no consiguió demostrar que las ventajas del proyecto compensaran los costes de construcción y las pérdidas de explotación”, apunta la decisión. Ningún inversor privado ha manifestado interés por participar en la financiación del proyecto, notificado a Bruselas en otoño de 2013.

Adif ha señalado que devolverá en las próximas semanas a Hacienda el importe adelantado para el proyecto en 2011 que cifra en 130 millones de euros. 

Un proyecto de la nueva 'economía verde'

El CEATF iba a ser un proyecto emblemático, único en Europa, de investigación de la alta velocidad, con la construcción de un anillo ferroviario de pruebas y experimentación en el que los nuevos trenes podrían rodar a más de 500 kilómetros por hora. Sus primeros bosquejos se dieron en 2009 con el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, que llegó a firmar un convenio con el Gobierno andaluz a bombo y platillo, y que formaba parte de la nueva economía verde que propugnaba el Ejecutivo socialista como modelo alternativo de crecimiento para salir de la crisis económica.

Con el Gobierno del PP ya en el poder se dio un viraje al proyecto para implicar a la iniciativa privada y evitar el despilfarro que, en opinión del actual Ejecutivo, suponía el proyecto original.T ras la revisión del proyecto original, el CEATF se crea en junio de 2013 asociado al Centro de Tecnologías Ferroviarias (CTF) ya existente, localizado en el parque tecnológico de Andalucía, en Málaga. 

En julio de 2013, la licitación para hacerse cargo del proyecto quedó desierta porque no se presentó ningún consorcio por las duras condiciones de Adif: un canon de 110 millones a pagar en 20 años y la devolución de las ayudas europeas si no se cumplían las condiciones contractuales. El proyecto se abandonó oficialmente en 2015, aunque Adif nunca ha dado explicaciones sobre la retirada del mismo.