El Banco de Inglaterra mantiene los tipos de interés en el 0,5%

El Comité de Política Monetaria asume que el Brexit debilitará la economía y que en agosto tendrá que tomar medidas

Mark Carney, en una comparecencia en el Parlamento británico.
Mark Carney, en una comparecencia en el Parlamento británico.REUTERS

El Banco de Inglaterra ha decidido este jueves mantener por el momento los tipos de interés en el 0,5%. Pese a que los mercados y muchos analistas pronosticaban una rebaja del precio del dinero para impulsar la economía tras la sacudida del Brexit, los miembros del Comité de Política Monetaria han preferido dejar las cosas como están a la espera de que haya más datos sobre el impacto de la ruptura con la UE en el crecimiento económico. En todo caso, el emisor asume que "la actividad económica se debilitará a corto plazo" y que en agosto, probablemente, tendrá que "suavizar la política monetaria", aunque decidirá en ese momento qué medidas tomará y, si en caso de rebaja, su cuantía.

En el acta emitida tras la reunión por el Banco de Inglaterra (BoE, en sus siglas en inglés), explica que los miembros del Comité de Política Monetaria han votado por amplísima mayoría (8-1) a favor de mantener los tipos de interés en el 0,5% -donde los colocó en marzo de 2009- y por unanimidad por mantener la cuantía del programa de compra de activos, cifrado en 375.000 millones de libras. Los miembros del comité han intervenido en la reunión para expresar sus impresiones sobre el impacto del Brexit en la demanda, la oferta y los tipos de cambio. Tras escucharlas, "la mayoría de los miembros del comité esperan que la política monetaria se suavice en agosto", afirma la nota, que precisa que "el tamaño y naturaleza de las medidas de estímulo serán decididas en la reunión de previsiones e inflación de agosto".

La decisión del BoE ha sacudido las Bolsas, que han reaccionado momentáneamente con pronunciadas caídas que han enjugado apenas minutos después. También la libra ha repuntado súbitamente tras la decisión, para relajar las ganancias al poco. La cotización ha escalado hasta 1,34 dólares, pero después ha bajado a 1,33, un 1,2% más que en la apertura. Los parqués daban casi por descontada una rebaja de tipos hasta el 0,25% para impulsar la economía británica, que ya comienza a dar muestras de ralentización apenas tres semanas después de que los británicos dieran el portazo a la UE. Por ejemplo, el sector de la construcción tuvo en junio su peor mes desde 2009 y el de servicios creció a su menor nivel en tres años, según un reputado índice de actividad económica. Este mismo martes se ha conocido que ha caído el  interés de los compradores por el mercado inmobiliario británico ha caído a niveles de mediados de 2008. No obstante, el rápido relevo de David Cameron como primer ministro, sustituído ayer por Theresa May, lo cual pone un punto y aparte en la inestabilidad política del país, puede haber influído en la decisión.

El Comité destaca que desde el triunfo del leave en la consulta del 23 de junio, los mercados financieros "han reaccionado fuertemente" y que la libra ha caído un 6%, pero también que "los mercados han funcionado bien" y que la resiliencia del sistema financiero británico y el la flexibilidad regularoria "han amortiguado el resultado del referéndum, en vez de amplificarlo".

Aunque pone de relieve que "no hay disponibles aún datos oficiales sobre la actividad económica del periodo posterior al referéndum", sí señala "indicios" de que el resultado ha afectado a las expectativas de familias y empresas, por lo que se aprecian ya "fuertes caídas" en algunos indicadores de confianza de empresarios y consumidores, algunas empresas han aplazado inversiones o contrataciones y se ha producido un "significativo debilitamiento" de la actividad en el mercado inmobiliario. "En conjunto, estos datos sugieren que la actividad económica probablemente se debilitará a corto plazo", afirma el BoE.

En cualquier caso, "el Comité de Política Monetaria está comprometido a tomar cualquier medida que sea necesaria para apoyar el crecimiento y devolver la inflación al objetivo [del 2%]", por lo que "la mayoría de miembros del Comité esperan que se suavice la política monetaria en agosto". En este sentido, el Comité ha repetido las palabras del nuevo ministro de Finanzas, Philip Hammond, que apenas unas horas después de ser nombrado por Theresa May, se declaraba dispuesto a hacer "lo que sea necesario" para restaurar la confianza en la economía tras el Brexit. Precisamente, Hammond se reúne esta tarde con el gobernador del BoE, Mark Carney.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS