Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La caída del negocio amenaza el beneficio de la banca española

Santander y Sabadell, los más afectados al ganar un 20% del total en el Reino Unido

Sucursal del Banco Santander en Londres (Reino Unido).
Sucursal del Banco Santander en Londres (Reino Unido).

“Una vez que el polvo del mercado se asiente..., la economía del Reino Unido será claramente la principal víctima, pero el choque también afectará a la zona euro y a la economía global”, afirma un informe de Bank of America.

El Santander (que es el quinto banco del Reino Unido) y el Sabadell, que controla el TSB tras pagar 2.400 millones, son las entidades que podrían sufrir un mayor golpe. Ambos han ratificado su vocación de permanencia en el Reino Unido. Uno de cada cuatro euros que gana la entidad presidida por Ana Botín viene de Londres, mientras que para el Sabadell es casi el 20% de los resultados. El Santander cayó ayer un 20% en Bolsa y el banco catalán un 19,3%.

Los posibles impactos en estos bancos son triples: recibir menos euros por la devaluación de la libra; menor volumen de negocio por el enfriamiento económico y posible incremento de la morosidad. Javier Bernat, de Beka Finance, añade que si la crisis se prolonga, los dos podrían tener que provisionar la valoración actual de sus filiales. El Santander tiene invertido unos 15.000 millones en Londres. Itziar Sola, de AFI, apunta otro riesgo: el aumento de la regulación por la nueva situación política del Reino Unido, algo que siempre exige más dedicación y costes estructurales.

Joaquín Maudos, catedrático de Análisis Económico de la Universidad de Valencia, admite:"El varapalo del Brexit sobre la banca española ha sido brutal,aunque también lo ha sido para la banca europea. Santander y Sabadell son los dos bancos españoles que más exposición tienen en el Reino Unido, por lo que solo por el menor crecimiento que se anticipa en la economía británica y la depreciación de la libra, es normal que hayan sufrido la corrección del mercado".

Pese a todo, los expertos consultados piden tiempo para cuantificar el impacto. Los mercados castigaron más a la banca española que a la inglesa, “lo que indica que temen más la supervivencia de la UE como la conocemos hoy que un gran impacto en la economía británica”, apunta Íñigo Vega, analista de Nau-Securities.

Fuertes caídas

Bankia cayó un 20,8%; CaixaBank, un 18,2%, BBVA, un 16,2% y Popular, un 15,3%. Si hasta ayer el problema era cómo volver a la rentabilidad en un entorno de tipos cero, pobre demanda de crédito y mayores requerimientos de capital, ahora se une la incertidumbre creada respecto a una segunda parte de esta potencial crisis europea. “La única parte buena es que la banca española afronta esta posible crisis con más capital, menos apalancamiento privado, muchas menos necesidades de financiación mayorista y, en especial, sin una burbuja inmobiliaria que pinchar”, recuerda Vega. Pero las carteras de deuda pública de los grandes bancos, “que es donde el apalancamiento ha subido” y el repunte en la aversión al riesgo “podría afectarles”, indica este experto.

"El efecto neto sobre los tipos de interés no está claro, ya que por un lado más liquidez es mantenimiento de los bajos tipos actuales, pero por otro, la subida de las primas de riesgo en algunos países se pueden trasladar a los tipos bancarios", recuerda Maudos. Sobre la caída adicional en Bolsa de la banca española respecto a la media del sector europeo, este analistas explica que, a la situación general del Reino Unido, "hay que sumar la incertidumbre que pueda surgir tras las elecciones del domingo y las posibles dificultades para formar un Gobierno estable; la mala noticia sería doble, y un elemento de presion adicional sobre la ya de por sí baja rentabilidad bancaria".

Carmelo Tajadura, ex alto directivo bancario y experto en el sector, cree que “si cae el PIB, subirá la morosidad". Y advierte: "Es un acontecimiento negativo, sobre todo a corto y quizás a medio. A largo plazo no será para tanto, salvo que se constituya el germen de la destrucción de la UE”. Eso se verá cuando el polvo se asiente.

Más información