Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La arriesgada apuesta de Alejandro Murat en Abengoa México

El candidato del PRI a Oaxaca perdió 555 millones de pesos invirtiendo en la filial de la energética andaluza cuando era director del Infonavit

Alejandro Murat, candidato del PRI y del Verde, en San Juan Mazatlán.
Alejandro Murat, candidato del PRI y del Verde, en San Juan Mazatlán. Notimex

A lo largo de su campaña al Gobierno de Oaxaca, Alejandro Murat ha presumido de su experiencia. Ha destacado sus estudios de Banca y Finanzas Internacionales y se dijo colaborador de Joseph Stiglitz, Premio Nobel de Economía en 2001. “De él aprendí que si la economía no tiene sentido social, no sirve”, asegura el candidato del PRI y el Partido Verde. Sin embargo, operaciones bursátiles realizadas por el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), dirigido por Murat durante casi tres años hasta finales de noviembre de 2015, ponen en duda el sentido social del que alardea.

En nueve meses, el Infonavit invirtió 724 millones de pesos (39.2 millones de dólares), el 33,22% de las emisiones de Abengoa México, una empresa que desarrolla un gran proyecto energético en la costa de la entidad que Murat gobernará si triunfa en las elecciones de este domingo. La apremiante situación financiera de la matriz española, sin embargo, provocó el deterioro del valor de las emisiones bursátiles de su filial, lo que hizo al Infonavit perder 440 millones de pesos (23.8 millones de dólares) salidos de las cuotas de los trabajadores mexicanos.

En diciembre de 2015, las pérdidas se agravaron cuando una de las emisiones presentó un incumplimiento de pago. Esto representó un costo de 115 millones de pesos (seis millones de dólares), imposibles de recuperar. En un año, el Infonavit perdió 555 millones de pesos (30 millones de dólares) en una arriesgada operación bursátil.

El candidato polémico

Alejandro quiere ser el segundo Murat en gobernar Oaxaca después de que su padre, José, lo hiciera de 1998 a 2004. El apellido ha estado rodeado de polémica. The New York Times cuestionó en 2015 el origen de la fortuna de la familia, que tiene repartidas diversas propiedades en México y Estados Unidos.

Alejandro Murat generó muchas interrogantes al publicar su patrimonio, entre ellas la compra de contado de nueve propiedades, la primera cuando tenía 11 años. También aseguró haber ingresado 7.6 millones de pesos en 2015 por sueldos del Infonavit (413. 000 dólares). El monto es tres veces superior a lo que gana el presidente Enrique Peña Nieto.

Abengoa México, con 34 años en el país, ha sido beneficiada por la aprobación de la Reforma energética de 2013. La filial ha ganado contratos en México por un monto que rebasa los 16.000 millones de pesos. En Chihuahua, al norte del país, se encargará de dar servicios de mantenimiento por los próximos 25 años a una planta de la Comisión Federal de Electricidad (CFE). También construirá, junto con Enel, una planta que suministrará electricidad y vapor a la refinería de Petróleos Mexicanos (Pemex) ubicada en Salina Cruz, al sureste de Oaxaca, el estado que Murat aspira gobernar. La inversión de este proyecto es de 950 millones de dólares.

La primera emisión de certificados bursátiles de corto plazo hecha por Abengoa fue en marzo de 2015. La segunda llegó poco más de un mes después, el 28 de abril. La tercera fue el 19 de mayo. La cuarta y la quinta significaron el monto más alto del año, 546 millones de pesos, y se registró el 10 de noviembre, 20 días antes de que Murat abandonara su cargo en el Infonavit para buscar la candidatura del PRI y los verdes en Oaxaca. “Abengoa era una empresa con un nivel moderado de operación, estaba en el límite de donde los bancos recomiendan invertir”, señala José Luis Cano, director de corporativos de la calificadora HR Ratings.

La inversión del Infonavit en una empresa privada es atípica. En 2014, el 93% de sus inversiones están en emisiones del Gobierno Federal y la banca de desarrollo, operaciones a largo plazo que significan un riesgo muy bajo por la robustez de las instituciones. En ese año, el Infonavit solo tenía dinero en siete empresas privadas, el 6,6% de su portafolio. Entre ellas estaba un fideicomiso de bienes raíces, una operadora de autopistas, una empresa de transportes y una compañía de comunicaciones. Todas con un monto por debajo de los 500 millones de pesos.

En 2015, sin embargo, Abengoa se convirtió en la favorita a pesar del peligro que conllevaba apostar por ella. Las calificadoras habían alertado que no tenía independencia financiera. “Esto era un riesgo alto porque a pesar de que Abengoa México generaba flujos efectivos, la caja que tenía estaba fuera de México y España no tenía restricciones para acceder a ella”, señala Sandra Beltrán, analista de Moody’s. La energética andaluza tenía problemas de liquidez y a finales del año pasado se vio obligada a negociar con sus acreedores. Este periódico intentó recabar la versión de Alejandro Murat, pero su equipo de comunicación rechazó responder preguntas y pidió que las dudas se formularan ante el Instituto del Fondo de la Vivienda.

El 26 de noviembre de 2015 Abengoa México no pagó 2.2 millones de pesos de intereses de sus emisiones por una decisión de la matriz. El impago llevó a que Moody’s y HR Rating ajustaran a la baja la calificación de la empresa, que hoy tiene dos mil millones de pesos de deuda con 100 millones en caja. El Infonavit reconoció en su informe de actividades de 2015 que esto hizo caer un 76% el valor de las emisiones. Los 555.6 millones de pesos que se desvanecieron en el portafolio de Abengoa México se encuentran dentro de los 1.886 millones que el Infonavit perdió el año pasado.

Más información