Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guindos ve posible crecer por encima del 3% en el primer semestre del año

El ministro de Economía destaca que "no ve signos de desaceleración" en el avance del PIB

El ministro español de Economía, Luis de Guindos, llega a la reunión de los ministros de Economía del Eurogrupo en Bruselas. OLIVIER HOSLET EFE EFE

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha insistido este lunes en la fortaleza del crecimiento de España y ha querido alejar los temores de una ralentización que él mismo auguró a comienzos de este año. "No vemos ninguna señal de desaceleración en el segundo trimestre de este año, con lo cual el crecimiento de España estaría por encima del 3% en el primer semestre", ha señalado a su llegada al Eurogrupo, la reunión de los ministros de Finanzas de la UE, que se celebra hoy en Bruselas.

La economía española creció a un ritmo del 0,8% en los primeros tres meses de 2016, la misma tasa de mejora que mantuvo en los dos trimestres anteriores y una décima por encima de las previsiones del Gobierno y del Banco de España. El ministro ha señalado que ese avance del PIB español, —alentado por el desplome del petróleo y la depreciación del euro— "hace que nuestra proyección del 2,7% sea prudente y cauta". El propio Gobierno recortó recientemente su previsión de crecimiento desde el 3% anterior.

De Guindos ha descartado una reunión con el comisario de Economía, Pierre Moscovici, para tratar la posible multa a España por déficit excesivo, y ha explicado que la carta remitida al responsable de la Comisión Europea Jean-Claude Juncker, por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para evitar la sanción, es tan solo un resumen del programa de estabilidad. En dicha misiva España emplea tres argumentos para justificar el incumplimiento en la reducción del gasto. Invoca el esfuerzo fiscal realizado, el alto crecimiento de la economía —avanzó en 2015 el doble que la zona euro— y sobre todo, el impacto de la baja inflación en la recaudación. Esa excusa —una caída de precios del 0,6% en 2015, cuando Bruselas vaticinaba aumentos del IPC— fue la que usó Bruselas para dar más tiempo a Francia en 2013.

El titular en funciones de la cartera de Economía ha evitado hacer paralelismos con la situación francesa de entonces, pero se ha mostrado confiado en que sus argumentos serán "perfectamente aceptables y comprensibles por la mayoría de las instituciones comunitarias".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información