Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El escándalo le cuesta a Volkswagen las mayores pérdidas de su historia

Los directivos renuncian a un 30% de sus bonus, pero solo de forma temporal

El presidente del consejo de supervisión de Volkswagen, Hans Dieter Pötsch, el portavoz de la familia Porsche, Wolfgang Porsche, el presidente de Volkswagen, Matthias Müller, el jefe del Gobierno de Baja Sajonia, Stephan Weil, y el presidente del comité de empresa de Volkswagen, Bernd Osterloh, en Wolfsburgo el 22 de abril.
El presidente del consejo de supervisión de Volkswagen, Hans Dieter Pötsch, el portavoz de la familia Porsche, Wolfgang Porsche, el presidente de Volkswagen, Matthias Müller, el jefe del Gobierno de Baja Sajonia, Stephan Weil, y el presidente del comité de empresa de Volkswagen, Bernd Osterloh, en Wolfsburgo el 22 de abril. EFE

Volkswagen se prepara para los difíciles tiempos que se le vienen encima. Al día siguiente de cerrar un preacuerdo con las autoridades estadounidenses para indemnizar a los clientes afectados por el engaño de las emisiones, el mayor fabricante de coches de Europa anunció las que suponen las peores pérdidas de su historia. Las provisiones que ha dotado para hacer frente al escándalo hicieron que el resultado de 2015 cayera hasta unas pérdidas netas atribuidas de 1.582 millones de euros. El año anterior había ganado 10.847 millones.

Las provisiones han lastrado los resultados del gigante automovilístico. De los 16.900 millones contabilizados como extraordinarios, 16.200 corresponden a los costes relacionados con el trucaje de las emisiones. Las pérdidas operativas superaron los 4.000 millones pese a la mejora del 5,4% en la facturación.

Pese al escándalo mayúsculo en el que han metido a la empresa, los directivos llevan semanas luchando por mantener los bonus millonarios a los que tienen derecho gracias a los buenos resultados obtenidos en años anteriores. La compañía anunció el viernes que los nueve beneficiarios de estos pagos extraordinarios han aceptado renunciar a un 30%; pero no de forma definitiva.

La empresa retendrá este dinero durante tres años, y en función de la evolución de la acción en este periodo, los ejecutivos lo recobrarán todo o en parte. La intención de la cúpula de la empresa de cobrar los bonus había sido recibida con indignación entre algunos accionistas y empleados. Está por ver si esta solución calma las críticas.

Volkswagen también anunció que va a posponer la publicación del informe sobre el escándalo de las emisiones que prepara el despacho de abogados estadounidense de Jones Day. Esperada para este mes, la compañía dijo que la investigación no saldrá a la luz hasta finales de año.

Más información