Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Que no se te atragante la Navidad: guía para sobrevivir a las compras

¿Puedo devolver un regalo? ¿Cuánto dura la garantía? Consejos para evitar disgustos

Compras en Navidad Ampliar foto

Las compras de Navidad ya han llegado y el consumo parece fluir mejor que hace un año: la sensación de mejora económica y la progresiva reactivación del crédito, entre otros factores, están propiciando una atmósfera más holgada de cara a las compras. Así lo confirman las estadísticas: según la consultora Deloitte, nos gastaremos en media 684 euros durante estas fiestas, 61 más que en 2014. La mayoría, en regalos. ¿Regalos? Si todavía no los has comprado, no te agobies. La clave es organizarse y que las prisas de última hora no te salgan caras: antes de lanzarse a las compras es aconsejable tomar unas cuantas precauciones para evitar imprevistos de última hora. Aquí te dejamos una pequeña guía para facilitarte la tarea.

1. Haz un presupuesto

Ya lo habrás escuchado mil veces, pero no es ninguna tontería: haz un presupuesto, sobre todo si vas justo de dinero. Una vez tengas el presupuesto, puedes mirar si hay artículos que se ajustan a tu capital. Puedes buscar ideas y precios en Internet, para tantear si al salir a la calle será fácil ajustarte a tu límite de gasto.

Si de verdad te encuentras entre la espada y la pared y te niegas a renunciar a determinado regalo, cuidado si te decantas por solicitar algún tipo de financiación. Existen productos envenenadosUna mala elección podría arruinarte no solo las Navidades, sino crearte problemas durante mucho tiempo.

2. Cuidado con la financiación

En primer lugar, desconfía de las empresas que prometen dinero rápido. Suelen ofrecer créditos por debajo de los 1.000 euros, a devolver en un plazo que normalmente no supera el mes; casi no piden información al contratante y la transferencia es prácticamente inmediata. Pero a cambio exigen el pago de unos intereses exorbitantes, que se inflan aún más si se deja de pagar alguna cuota.

Una de estas empresas de microcrédito informa, en su página web, que para un préstamo de 100 euros a 30 días, la TAE (Tasa Anual Equivalente) aplicada es del 3.752%. Considerando que la tasa media ponderada del crédito al consumo se ronda el 8%, de acuerdo con el Banco de España, quizás habría que pensárselo dos veces antes de aceptar. “En ocasiones, la cantidad a devolver puede llegar a duplicar o triplicar la cantidad recibida”, asegura José María Peyra, abogado del bufete Sanahuja Miranda.

Francisco López Sorio, experto de iAhorro y abogado especializado en derecho bancario y de consumo, recomienda “hacer un presupuesto, y cuando conozcamos el gasto, decidir cómo financiarlo”. En su opinión, las tarjetas de crédito pueden ser una buena alternativa. Pero con matices: “Permiten aplazar el pago, pero no son un instrumento para endeudarse a largo o medio plazo; tienen unos intereses muy elevados [alrededor de un 20%, según la entidad]”. “Hay que saber usarla”, alerta el letrado.

También existe la opción de financiar en la tienda: muchos establecimientos permiten pagar a plazos y sin intereses a través de entidades financieras vinculadas. El Corte Inglés, por ejemplo, lanzó en noviembre líneas de crédito por 1.000 millones de euros para sus clientes, y Carrefour está ofreciendo créditos a 12 meses sin intereses. Pero ojo: siempre, incluso en lugares de confianza, hay que mirar la letra pequeña, sobre todo la de los intereses aplicables si dejas de pagar alguna cuota o te retrasas unos días. 

3. ¿Compras online? Ojo a la fecha de entrega

Aunque los consumidores sigan prefiriendo el canal tradicional (es decir, el comercio físico) las compras online están ganando cada vez más protagonismo. La posibilidad de comparar, la comodidad de evitar las aglomeraciones y el precio, muchas veces más bajo que en la tienda, son algunas de las ventajas de Internet. Pero cuidado, de nuevo, con la letra pequeña. Por ejemplo, ¿qué pasa si mi pedido llega después de las fiestas?

El equipo legal de Trusted Shops —empresa que se dedica a la seguridad de las compras onlinecertifica los establecimientos virtuales con un sello de calidad—, explica que las empresas que venden por Internet están obligadas a precisar el plazo de entrega, de manera aproximada o exacta. Si no cumplen, puedes rescindir el contrato y pedir una indemnización. Asimismo, si has solicitado que el pedido llegue en una fecha determinada, y esto no ocurre, “el cliente podrá rescindir el contrato y no tendrá que aceptar el producto en cuestión, ya que se sobreentiende que el servicio no se ha proporcionado de manera correcta y que esto ha perjudicado los intereses del cliente”.

¿Has reclamado y no te han hecho caso? Si la empresa es española o tiene sede en España, puedes dirigirte a las autoridades de consumo o a los juzgados; si la compañía está en el extranjero, pero dentro de las fronteras comunitarias, puedes pedir el asesoramiento del Centro Europeo del Consumidor. Si es extracomunitaria será más complicado hacer valer tus derechos, ya que valen las reglas de consumo del país de origen del vendedor

Que no se te atragante la Navidad: guía para sobrevivir a las compras ampliar foto
Organización de Consumidores y Usuarios (OCU)

4. Que no te líen con la garantía

La garantía legal de un producto es válida durante dos años; un año si se trata es de segunda mano. “Y es de obligado cumplimiento para el vendedor, que es quien tiene que responder”, precisa Peyra. Esta garantía cubre defectos de fábrica y problemas o desajustes respecto a lo prometido. Si el desperfecto aparece en los primeros seis meses, se considera que el defecto es de origen, y no tendrás que probar nada para que la garantía se aplique. Después de este plazo, puede que se te exija alguna prueba que justifique que no has hecho mal uso del producto.

Tienes la posibilidad de elegir entre la reparación o la sustitución, salvo que sea imposible o demasiado caro. Puedes pedir un descuento o resolver el contrato solo si la reparación o la sustitución no se realizan en un plazo razonable o no se logra arreglar el producto. Si quieres puedes contratar una garantía adicional, la comercial, que mejora o alarga la legal y tiene un coste suplementario: fíjate en la letra pequeña y calcula si te compensa. 

5. Así funcionan las devoluciones

Si el producto está en perfecto estado pero lo quieres devolver, el establecimiento no está obligado a aceptarlo de vuelta. Depende de su política comercial. Los únicos casos en los que deben realizar un cambio o devolverte el dinero es cuando el artículo es defectuoso o no es “conforme” a lo contratado, es decir que no cumple con alguna de las características fundamentales con las que debería de contar.

Aun así, lo habitual es que las tiendas sí dejen al menos cambiar los artículos en un plazo determinado. Averigua cuál es antes de pagar y si, en caso de devolver el producto, podrás recuperar el dinero, un cheque para compras futuras o, al menos, cambiar el artículo por otro. También debes saber si en Navidad hay plazos especiales de devolución. Por ejemplo, si tu compra es para un regalo de Reyes y la realizas el 21 de diciembre, debes asegurarte que te dan más de 15 días de plazo.

Las reglas de las devoluciones cambian si la compra se realiza online: en este caso tienes 14 días para devolver el producto, plazo que empieza a correr desde el la fecha de entrega a tu domicilio. Este periodo de “reflexión” se concede porque no tuviste la posibilidad de analizar el artículo como si lo hubieras comprado en una tienda física. Si decides devolverlo no tienes que alegar motivación alguna. Sin embargo, no siempre es aplicable este derecho, como en caso de bienes perecederos, artículos a medida o viajes y alojamientos. Depende siempre de la política de la empresa: revisa el contrato para saber que regla aplica.

También es importante que dejes constancia de tu voluntad a través de un medio fehaciente. Es suficiente un correo electrónico. La empresa debe devolverte el dinero, inclusive los gastos de envío que has pagado. Por otro lado, los gastos de envío para restituir el artículo corren a tu cargo, salvo que el contrato disponga otra cosa.

6. Compra seguro en Internet

En época navideña las transacciones aumentan vertiginosamente. Y es cuando los ciberdelincuentes aprovechan para hacer botín de datos. “Hay mercados negros muy especializados en datos personales y registros bancarios”, asegura José Carlos Marcos, director de líneas financieras de March JLT. “La información personal se vende a 10 dólares el registro,  por ejemplo a empresas que hacen campañas comerciales de mailing. En el caso de información financiera, el coste sube en función del saldo en cuenta. Pero a veces el objetivo no es sacar dinero: tus datos pueden servir de lugar de paso para hacer blanqueo de capital”, alerta. 

“Para detectar si una página web es segura, hay una serie de indicadores que nos ayudarán en este proceso”, explican en Trusted Shops. En primer lugar, debes averiguar la información relativa al vendedor —dirección, número de teléfono, CIF, etc.— y controlar que la página esté cifrada —cuando al principio de la barra de direcciones aparece el dibujo de un candado seguido por el código https—. “También recomiendo usar tarjetas de prepago habilitadas para compras online que tengan saldo limitado. Asimismo, es mejor no utilizar ordenadores compartidos. Lo más importante es usar el sentido común”, concluye Marcos. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información