Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La brecha con la renta por habitante de la UE dejó de crecer en 2014

El PIB per cápita español se queda en el 91% del promedio de la Unión, frente al 103% de 2007

El ministro de Economía, Luis de Guindos, y el ministro de Industria, José Manuel Soria.
El ministro de Economía, Luis de Guindos, y el ministro de Industria, José Manuel Soria. EFE

La nueva estimación sobre cómo ha evolucionado la renta por habitante en la Unión Europea, y sobre cómo se compara entre sus países miembros, revela que la brecha entre el PIB per cápita español y el del conjunto de la UE dejó de crecer en 2014, tras siete años al alza por el mayor impacto de la crisis en la economía española.

En junio, Eurostat, la agencia estadística de la Comisión, consideraba que España había comenzado a recuperar el terreno perdido respecto al promedio de la UE ya el año pasado. El nuevo cálculo, más afinado, solo permite concluir que el desfase dejó de ampliarse, que la divergencia acabó en 2014. Eurostat estima que la renta por habitante española, en paridad de poder de compra —un filtro estadístico que tiene en cuenta las diferencias en los niveles de precios y el peso de los bienes y servicios que no se comercializan con el exterior—, equivalió el año pasado al 91% del PIB per cápita de la UE, la misma proporción que en 2013.

La economía española igualó la referencia de la Unión Europea en 2002 y llegó a situarse un 3% por encima de la renta per cápita europea justo antes del estallido de la crisis financiera. En los últimos siete años, sin embargo, desandó el camino de la convergencia, hasta el punto de que la brecha actual (91% del PIB per cápita de la UE) es similar a la que había hace dos décadas, en 1995.

Con relación a la zona euro, también golpeada por la crisis, la marcha atrás fue algo menor: la renta española equivalió el año pasado al 85% del promedio de los Diecinueve, la misma distancia que había en 1999, cuando España se incorporó al área monetaria.