Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una mujer dirigirá por primera vez la rama holandesa de la petrolera Shell

Marjan van Loon lleva 26 años en la compañía y accederá al cargo el 1 de enero

Shell compra BG Group
Gasolinera de Shell en Cambridge, Massachusetts (EE UU), en una imagen de diciembre de 2014. REUTERS

Marjan van Loon, de 49 años, se convertirá el próximo 1 de enero en la primera presidenta y directora general de Shell en Holanda. La multinacional petrolera es anglo holandesa y tiene un alto ejecutivo en los Países Bajos, cargo que nunca había ocupado una mujer. La nueva presidenta holandesa lleva 26 años en la compañía y es ahora la vicepresidenta de la sección de gas. Entre sus principales responsabilidades actuales se cuentan los trabajos de Prelude, el mayor barco de mundo que fabricará gas en las costas del oeste de Australia. Sucede en el cargo a Dick Benschop, a punto de ser trasladado a Shell International, subsidiaria de Royal Dutch Shell, con sede en La Haya.

Destinada primero en la oficina central holandesa, Van Loon trabajó luego en la refinería de Pernis, en el puerto de Rotterdam. A partir de 1997 viajó a Malasia y Australia para regresar en 2007 a Holanda. En una entrevista publicada el pasado año en la revista Maritiem Nederland, la publicación especializada del sector en el país, aseguró que nunca ha tenido la sensación "de estar haciendo lo mismo demasiado tiempo porque la industria del gas y el petróleo se mueve muy deprisa". De 480 metros de largo, el Prelude es una factoría que transformará gas natural en gas líquido. Será el mayor complejo de su clase, operará sobre el yacimiento de gas que lleva su nombre y su llegada a Australia está prevista para 2017.

Van Loon estudió Química en la Universidad Técnica de Eindhoven después de haber destacado en las asignaturas de Matemáticas y Química durante la secundaria. "Me sorprende la falta de fuerza de trabajo con estudios técnicos, pero espero que este campo gane adeptos y quiero ser útil como modelo. Considero que mi tarea consiste en convencer a los estudiantes, y en especial a las mujeres, de las oportunidades que presenta la técnica", afirmaba en la misma entrevista. A pesar de que el ministerio holandés de Educación considera que sigue habiendo pocas mujeres en puestos directivos en el país, la nueva jefa de Shell asegura que nunca ha visto su carrera frenada por serlo. "Hay que maniobrar, desde luego. Sobre todo si tienes un marido y dos hijos, como es mi caso. Pero pactando y con un patrón que te apoye, no hay techos", añadió.