Las ventas de Volkswagen se desploman en Estados Unidos

El fabricante alemán registra una caída del 25% en las entregas por el impacto de una suspensión que dura tres meses

Foto: cnbc | Vídeo: CNBC / I. W. (AFP)

Era cuestión de tiempo. Volkswagen sufrió en noviembre una caída del 24,7% en las ventas de vehículos como consecuencia de la suspensión impuesta a la comercialización de los modelos diésel afectados por el escándalo de las emisiones. El fabricante alemán logró salvar los muebles en septiembre y octubre. Pero el pasado es un mes que suele ser bastante flojo en ventas y eso agravó aún más la compleja situación que arrastra la compañía.

Los analistas esperaban que noviembre fuera malo para Volkswagen, pero no tanto. El descenso casi dobla el 14% anticipado. Hasta ahora el impacto de Diesel Gate había sido limitado, aunque contrastó con el incremento de dos dígitos de sus rivales. En concreto se vendieron 23.882 vehículos, frente a 31.725 unidades en el mismo periodo de 2014. Este resultado refleja el efecto de la reciente decisión de parar la venta de los TDI de cuatro cilindros y seis cilindros.

Más información
Volkswagen evita informar a los clientes españoles, según la OCU
Así arreglará Volkswagen su coche
Volkswagen mantiene la inversión en España los próximos cinco años
Alemania amplía la investigación a Volkswagen por evasión fiscal
Volkswagen responde a la crisis con el primer recorte inversor en años

El modelo Golf fue el que sufrió el mayor golpe, al caer un 64% las ventas en el año, a solo 774 unidades. El Passat acusó un castigo similar en el mercado, con un derrumbe del 60%. Las del Jetta lo hicieron casi un 23% mientras que el Beetle vio reducidas las ventas en un 40% para todas sus versiones. Las matriculaciones para el todoterreno Touareg cayeron el mes pasado un 31%.

Es el peor mes de Volkswagen en el mercado estadounidense desde septiembre de 2008, cuando la gran recesión que acompañó a la crisis financiera arrastró con la demanda de vehículos. El fabricante alemán vendió 5.462 véhículos con motores diésel en noviembre de 2014. Incluso cuando se descuentan estos modelos, la marca sufrió un descenso del 9%.

“Estamos trabajando sin descanso para solucionar el problema en los vehículos afectados”, afirma en un comunicado Mark NcNadd, director de operaciones de Volkswagen en América, al tiempo que agradece la “paciencia” que están teniendo sus clientes y los concesionarios ante esta situación. Ni si quiera los incentivos que está aplicando para animar las ventas de otros modelos son suficientes para compensar.

El fraude se destapó el 18 de septiembre. Volkswagen retiró a la semana la solicitud para vender nuevos modelos mientras la agencia encargada de la protección del medio ambiente fue ampliando sus alegaciones a modelos de mayor cilindrada. Para contener daños, la compañía presentó recientemente un programa para dar asistencia financiera a los concesionarios y los dueños.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS