Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sector aéreo remonta con el crudo barato y la recuperación económica

Las aerolíneas europeas transportan a más pasajeros y ven crecer sus beneficios

Pasajeros en el Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas
Pasajeros en el Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas. EFE

Más pasajeros y menos costes. Ese círculo virtuoso está permitiendo al sector aéreo europeo olvidarse de la crisis. Las grandes compañías continentales registran más pasajeros y sus cuentas de resultados arrojan beneficios millonarios al calor del petróleo barato, lo que ayuda a compensar la dura guerra de precios. En España, por los aeropuertos de AENA pasaron hasta octubre 179 millones de viajeros, lo que supone rozar el récord de pasajeros de 2006, el mejor año hasta ahora.

Los aeropuertos de España están en racha desde hace 23 meses. Dejan atrás la crisis económica que lastró la marcha de la sobredimensionada red española. Las instalaciones comenzaron a perder miles de viajeros, especialmente a partir de 2008. En 2011 acariciaron la recuperación, pero es este año cuando de verdad el sector aéreo despega en Europa con el espaldarazo del petróleo barato.

El tráfico de pasajeros en España entre enero y octubre creció un 5,5% con respecto a 2014. En toda Europa, en septiembre se elevó un 2,5% de media, según cifras de Eurocontrol. Este organismo mantiene al alza las perspectivas de tráfico para los próximos siete años. En 2015, calcula un crecimiento medio de entre un 1,1% y un 1,9%. Para 2016 lo eleva, en el mejor de los escenarios, incluso al 4%, igual que en 2017.

La buena marcha del sector responde, en buena medida, al precio del petróleo, uno de los costes variables más elevados a los que se enfrentan las aerolíneas. Si baja, las compañías mejoran sus márgenes de beneficio, reducen los precios de los billetes para estimular la demanda y elevan la oferta de rutas. En octubre, el barril de petróleo brent tenía un coste medio de 49 dólares, frente a los 108 dólares de hace dos años (44 y 80 euros, respectivamente, según el cambio de divisa de cada momento). La bajada del precio del crudo conlleva, además, un abaratamiento de las coberturas, es decir, de los seguros que las aerolíneas contratan para protegerse ante posibles subidas repentinas.

En España, por los aeropuertos de AENA pasaron hasta octubre 179 millones de viajeros, un nivel parecido al récord de 2006

Previsiones al alza

“Dado que las mejores condiciones económicas parece que se mantendrán en la Unión Europea respaldadas por los estímulos del programa de compras del Banco Central Europeo y por los precios bajos del petróleo, el momento positivo para el tráfico aéreo persistirá a medio plazo”, vaticinó en su informe de septiembre la asociación ACI, que representa a 500 aeropuertos europeos.

Las compañías aéreas están notando ya en sus arcas el cambio, y eso que el sector está inmerso en una dura guerra de precios, por la competencia de las compañías del Golfo, el auge del low cost y la sobreoferta en algunas rutas. Lufthansa, que ha ganado entre enero y septiembre 1.748 millones de euros (el 260% más que un año antes), calcula que los costes de combustible este año serán 1.100 millones de euros inferiores a los de 2014. Air France-KLM, en el cómputo total de lo que va de año, todavía arrastra pérdidas de 158 millones, pero en el último trimestre despegó, con ganancias de 480 millones.

La británica EasyJet ganó 782 millones de euros en su último ejercicio, que terminó en septiembre. Es el 21,7% más. En su informe señaló que el coste por asiento, incluyendo combustible, se había reducido un 1%. Y en una industria con volúmenes tan elevados y márgenes tan ajustados, ese punto son millones de euros.

IAG, el grupo que comparten las españolas Iberia y Vueling con British Airways y Aer Lingus, ha ganado hasta septiembre 1.180 millones

Ryanair, la reina de los cielos europeos, arrasó en el primer semestre: ganó 1.088 millones de euros, un 37% más. Registró 58,1 millones de viajeros en seis meses, un 14% más. En verano, justificó la empresa, disfrutaron de un buen empujón por “una confluencia muy rara de acontecimientos favorables”, que van desde la fortaleza de la libra y el mal tiempo en el norte de Europa (que animó a los habitantes de los países fríos a viajar) al petróleo barato.

IAG, el grupo que comparten las españolas Iberia y Vueling con British Airways y Aer Lingus, ha ganado hasta septiembre 1.180 millones. Es un 70% más que hace un año. Iberia registró un beneficio operativo de 200 millones de euros, y Vueling, de 178 millones. Tras atravesar su particular viacrucis, con más de 3.000 despidos y cierres de rutas, Iberia ha iniciado la primera ronda de contratación de pilotos desde 2004, ha inaugurado conexiones y el grupo IAG pagará dividendo en 2015.

Buena parte de la lluvia de beneficios de las compañías acabará en manos de los fabricantes Airbus y Boeing. Iberia recibirá más de 30 aviones hasta 2021. Ryanair tiene pedidos de 200 Boeing 737 MAX 200, que le entregarán hasta 2024. Vueling, otros 58 Airbus hasta 2020. Y Air Europa espera en 2016 incorporar a su flota los primeros cinco aviones Boeing 787 Dreamliners.

Más información