Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kav Ly, una reina del menú asiático

Una refugiada camboyana crea la firma Ta Tung, que encabeza en España la venta de platos orientales precocinados

La empresaria Kav Ly, en las cocinas de su empresa Ta Tung.
La empresaria Kav Ly, en las cocinas de su empresa Ta Tung.

Si se busca en un diccionario camboyano-español, se descubrirá que el vocablo ta tung tiene un doble significado, según el contexto en el que se utilice: felicidad o paz. Este es, también, el nombre que Kav Ly, emprendedora de origen camboyano y residente en Barcelona, eligió para nombrar sus dos proyectos empresariales: la firma líder en platos precocinados orientales en España y el restaurante barcelonés, especializado en cocina asiática, ubicado en el número de 75 de la calle de la Mare de Déu de la Salut.

Tras huir con su familia de la guerra que asoló su país entre los años 1970 y 1975, Kav Ly llegó a Barcelona en el año 1979, después de un breve paso por Francia. Hija de un industrial camboyano, Kav Ly asegura que uno de los motores que le han permitido llegar hasta aquí es que sus padres se puedan sentir orgullosa de ella; "que puedan presumir de que alguien de la familia ha seguido la estirpe". Hoy dirige una empresa que factura 8,4 millones de euros y que crece a "un incremento anual medio del 22%".

El perfil de Kav como empresaria es, cuanto menos, poco convencional. No solo porque, aparte de ser la gerente y fundadora de su empresa, también es la chef que está detrás de cada receta que sale de los fogones y ollas. "Nosotros no hacemos cocina industrial propiamente dicha. Trabajamos como si Ta Tung fuera un gran restaurante".

Gran distribución

En breve

Perfil: Emprendedora, inteligente y observadora, Kav Ly ha sabido interpretar la cocina la cocina occidental y adaptar la cocina oriental a los gustos europeos.

Proyectos: Continuar la expansión de la marca, extenderse por las redes sociales y entrar en nuevos mercados, como el holandés.

Ta Tung es una empresa que elabora más de 40.000 rollitos de primavera y más de 5.000 bandejas de arroz tres delicias al día. También es una compañía que distribuye sus productos en tiendas de alimentación y grandes superficies como El Corte Inglés, Carrefour, Alcampo o Eroski, y en el canal de compras Horeca. Sin embargo, el espíritu de Ta Tung sigue intentando aferrarse al mismo que alumbró el primer restaurante que abrió Kav Ly al poco de llegar a Barcelona.

"Fue en 1980 cuando abrí mi primer local. También cocinaba rollitos de primavera que vendía por mercados, tiendas o restaurantes. Fue una época muy difícil. A veces, cuando entraba en una tienda con mis rollitos de primavera envueltos en papel de plata, el dueño venía y me decía 'chino, no'. Mucha gente piensa que todos los asiáticos son chinos y que toda la comida también". A comienzos de los años 80 apenas había diez restaurantes chinos en Barcelona, lo que para Kav Ly también supuso la dificultad de encontrar suministros para su restaurante:

"Cada dos semanas tenía que ir a Toulouse, en Francia, a comprar los ingredientes para mis platos. Hoy ya no tengo ese problema. Más de un 90% de los productos que utilizamos los encontramos en España. Eso sí, el personal de nuestras cocinas es todo oriental". Es la propia fundadora de la empresa la que les facilita a los cocineros las recetas y les alecciona en la elaboración del menú.

La casa por la empresa

En su camino, Kav Ly ha tenido que vivir y sobrevivir a duras etapas, como cuando en 2006 tuvo que vender su casa para no tener que cerrar o traspasar su negocio. "Afortunadamente, aquello ya pasó y ahora estamos funcionando muy bien. Nos vamos a trasladar a una fábrica de 15.000 metros cuadrados. Además, y gracias a que hemos mantenido nuestra calidad sin subir los precios, hemos conseguido salvar la crisis".

Desde su base en Barcelona, reparte su mercancía "siempre bajo pedido" a sus compradores. "Dentro de España, nuestros principales clientes están en Madrid y Barcelona y donde más dificultades encontramos es en Galicia y el País Vasco. Además, exportamos a Portugal, Italia y Francia. Los pedidos salen en uno o dos días". ¿Y cómo Kav Ly crece y perfecciona su negocio? La emprendedora responde sin dudar: "Hacemos pruebas en la empresa y en el restaurante. Si el feeling es bueno, desarrollamos la receta y la incorporamos al catálogo".

La comunidad china busca ser autónoma

En España, de forma legal, viven alrededor de 185.000 chinos. Esto les convierte en una de las comunidades extranjeras más importantes de cuantas residen en territorio español. De ellos se habla, a menudo, como una comunidad cerrada que no para de trabajar en sus bazares y restaurantes. Sin embargo, y sobre todo gracias a las segundas generaciones —los ya nacidos en territorio español o que llegaron siendo muy niños—, este estereotipo se está resquebrajando a gran velocidad. Y es que no es raro coincidir con personas de origen chino en el gimnasio o en las muchas bibliotecas públicas que tienen amplios fondos editoriales escritos en mandarín.

Otro cambio importante se está dando en su forma de trabajar. Ya no se limitan a buscar un salario en el emprendimiento familiar, sino que abren su propio negocio. Y es que, según datos de la Seguridad Social, tomados el pasado mes de junio, los autónomos de origen chino representaban la mitad de los afiliados nativos de ese país asiático en España (46.481, de un total de 92.905 —esto suponía un 3,3% más que un año antes—. Los trabajadores autónomos chinos son casi el doble que los autónomos rumanos y el triple que los marroquíes, lo que para muchos sugiere que los asiáticos tienden mayoritariamente al autoempleo.

Sobre la tendencia de la comunidad china —y también de otros países asiáticos— a abrir sus propios negocios, la rumorología popular ha sembrado muchos falsos alrededor de tópicos. Uno de los más persistentes es el que dice que los chinos pueden abrir comercios cuando otros los cierran porque no pagan impuestos. Desde el Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha), se señala que "no existe ningún beneficio fiscal ni para los chinos ni para ningún ciudadano extranjero. Cualquier persona que quiera montar un negocio en España está sujeta a las mismas obligaciones, sobre IVA e IRPF, que el resto de los ciudadanos".