Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista | Johan Utterman, gestor de Lombard Odier Investment Managers

“Los jubilados y no los ‘millennials’ dirigen el consumo”

“Entre 2010 y 2020 cerca de 10.000 ‘baby boomers’ se jubilarán cada día solo en EE UU”

“Uno de los sectores que más nos gustan es el de los cruceros”

Johan Utterman, gestor de Lombard Odier, durante una reciente visita a Madrid.
Johan Utterman, gestor de Lombard Odier, durante una reciente visita a Madrid.

El fondo Golden Age (“edad dorada”) de Lombard Odier Investment Managers está gestionado por Johan Utterman. El fondo se lanzó en 2009, siendo uno de los productos de inversión pioneros en la búsqueda de oportunidades vinculadas al envejecimiento de la población.

Pregunta. ¿Cuál es el principal impacto en el mercado de una sociedad cada vez más mayor?

Respuesta. Es una tendencia demográfica que ofrece oportunidades de inversión muy atractivas. En los mercados desarrollados el número de personas con más de 65 años crece a un ritmo tres veces superior que las generaciones más jóvenes. Por lo tanto, se trata de un colectivo muy importante que en algunos países acumula tres cuartas partes de la riqueza financiera. Esto quiere decir que aquellas empresas que sean capaces de vender productos y servicios a los seniors y a los baby boomers [la generación más numerosa, que comprende a los nacidos entre 1946 y 1964] tienen una oportunidad clarísima de crecer por encima de la media del mercado.

P. ¿Qué estadísticas usaron cuando decidieron lanzar este fondo?

R. Hay múltiples datos demográficos que certifican que vamos hacia sociedades más viejas donde las personas no solo viven más, sino que lo hacen con mayor poder financiero. La esperanza de vida aumenta en 100 días por cada año que pasa. Además, los miembros de la generación del baby boom se empiezan a jubilar en masa. Entre 2010 y 2030, cerca de 10.000 baby boomers se jubilarán cada día solo en EE UU. Teniendo en cuenta todos estos factores, las proyecciones hablan de que en 2050 habrá 2.000 millones de personas con más de 60 años. Además, se estima que este colectivo, dentro de cinco años, tendrá una capacidad de gasto conjunta de 15 billones de dólares en todo el mundo.

P. ¿Qué sectores identifican como los principales beneficiados en este contexto?

R. Nuestros análisis identifican oportunidades en muchos sectores como la salud, sobre todo aquellos negocios vinculados con las enfermedades crónicas; la industria financiera (gestoras de inversión y aseguradoras); compañías de consumo, principalmente vinculadas a temas de disfrute; tecnología en áreas como la salud, la telemedicina o los robots; y la nutrición.

P. ¿Hasta qué punto este colectivo está cambiando los hábitos de consumo?

R. Tiene un impacto importante. Una persona con más de 60 años usa tres veces más fármacos que alguien más joven, toma más suplementos alimenticios y vitaminas, y se hace pruebas médicas con mayor frecuencia. En cuanto al consumo, una mujer entre los 50 y los 60 años gasta en cosméticos tres veces más que una de 30 años. Otro dato interesante es que la edad media del conductor de un Mercedes Clase S en EE UU es de 62 años.

P. Ustedes se fijan en la cara positiva del envejecimiento, pero imagino que una sociedad así también supone riesgos para la economía y el mercado, ¿no?

R. Mucha gente habla de la tasa de dependencia, es decir, cómo compensar el número de gente que se jubila con aquellos que se incorporan al mercado laboral. En la medida que esa tasa sea elevada, es decir, que el número de jubilados aumente más que la fuerza laboral, el crecimiento económico se resentirá.

P. España es una sociedad envejecida con una esperanza de vida muy alta. ¿Invierten en compañías españolas?

R. En estos momentos no tenemos ninguna empresa española en cartera. En su momento tuvimos acciones de Grifols, aunque ahora preferimos algunos de sus competidores. Sin embargo, sí tenemos compañías de otros países con exposición al mercado español.

P. ¿Qué sectores y qué compañías les gustan más en estos momentos?

R. Nos gusta mucho el sector de los cruceros, donde tres compañías controlan el 80% del mercado. Una de nuestras mayores apuestas es Norwegian Cruisse Line, que ha abierto nuevos destinos como Cuba, algo inteligente ahora que se están restableciendo las relaciones diplomáticas con EE UU. Además, China se está abriendo al negocio de los cruceros lo que supone que, además de generarse nuevos ingresos en este mercado, se tendrán que desviar barcos desde otros destinos como el Mediterráneo y el Caribe, con el consiguiente impacto en los precios. Otras valores con un peso importante en nuestro fondo son Service Corp, compañía líder en servicios funerarios en el mercado estadounidense, y el distribuidor farmacéutico minorista CVS Caremark.

P. ¿Hasta qué punto este tipo de valores están ligados al ciclo económico?

R. Algunos negocios están ligados al crecimiento económico, como las compañías de consumo discrecional, que dependen más de los niveles de confianza, o incluso el sector financiero. Sin embargo, también tenemos muchas empresas menos dependientes de la evolución del PIB como son las que se dedican a los productos y servicios relacionados con temas de audición. La edad media de las personas que empiezan a usar audífonos es de 69 años. Otro caso significativo es el del botox para las arrugas faciales. Desde que estalló la crisis en 2008 las ventas de este producto han crecido a una tasa media anual del 5%, lo que resulta muy atractivo si se compara con el crecimiento mundial en este periodo. Muchas compañías en las que invertimos tienen menor exposición al ciclo, y no hablo solo de aquellas que desarrollan medicinas para enfermedades mortales como el cáncer.

P. Las economías emergentes tienen una población mucho más joven que los países desarrollados. ¿Encuentran oportunidades de inversión en estos mercados?

R. Nuestra prioridad actualmente son los mercados desarrollados. En primer lugar, porque sus poblaciones están más envejecidas. Además, nos fijamos mucho en la rentabilidad ajustada por el riesgo y ahora mismo hay mucha mayor volatilidad en los mercados emergentes. Sin embargo, estos países también ofrecen oportunidades de inversión interesantes. Si observamos sus tasas de jubilados son bajas en términos absolutos, pero enormes en términos relativos. Una de las grandes apuestas del fondo es la aseguradora AIA Group, con sede en Hong Kong, que ofrece seguros de vida en 18 países asiáticos donde la penetración de estos productos es muy baja y donde la gente empieza a darse cuenta de que tendrán que ahorrar porque la pensión pública no será suficiente.

P. Las tendencias demográficas tienen cada vez un peso mayor en el mercado. ¿Es fácil encontrar buenas compañías a precios atractivos?

R. El número de fondos que invierte en función de los cambios demográficos es todavía relativamente limitado. En 2009, cuando lanzamos el fondo, fuimos pioneros en este tipo de estrategias y ahora tampoco tenemos tantos competidores. En cualquier caso, una de nuestras reglas es no es la de pagar un sobreprecio por crecimiento. Somos disciplinados en este sentido. Todavía quedan oportunidades vinculadas al envejecimiento a buenos precios.

P. En el mercado hay dos grandes grupos de los que todo el mundo habla: los baby boomers y los millennnials. ¿Cuál tiene más impacto en los hábitos de consumo?

R. Si vemos los números de riqueza financiera, claramente los seniors tienen mayor impacto en las decisiones de consumo. Eso se ve claramente en la publicidad. Es muy significativo sobre quién manda en el mercado que L’Oreal haya contratado como imagen a Helen Mirren, con 70 años, o que Louis Vuitton cuente con Sean Connery, de 85, para vender sus maletas.