Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

¿Es cierto que la economía mundial tiene problemas?

Para los países, ponerse de moda en Wall Street es una señal de que se avecinan turbulencias

Un hombre pasea por el puerto de carga de Yangon (Myanmar).
Un hombre pasea por el puerto de carga de Yangon (Myanmar).Ye Aung Thu (AFP)

Para los países, ponerse de moda en Wall Street —o, lo que es aún peor, formar parte de un acrónimo con gancho— es como verse en la portada de las revistas Businessweek o Fortune: una señal inequívoca de que se avecinan problemas muy graves. Así que deberíamos haber sabido que los BRIC (la etiqueta colectiva para Brasil, Rusia, India y China) iban camino de sufrir una terrible caída; y, cómo no, los mercados emergentes han pasado de héroes a indeseables en un pispás.

¿Pero cuáles son las consecuencias para la economía mundial? Los mercados emergentes son agua pasada, pero los países desarrollados están de moda otra vez; entonces, ¿lo comido por lo servido? Por desgracia, no, porque hay aquí una asimetría importante.

Es cierto que todos los exportadores de materias primas se ven afectados. Pero están respondiendo de manera diferente. Fíjense, por ejemplo, en la política monetaria de Brasil frente a la de Canadá. Este último país ha mantenido los tipos de interés bajos; de hecho, es posible que el país norteamericano introduzca algún estímulo fiscal si la economía sigue debilitándose.

Más información
“América Latina no ahorró lo suficiente para los malos tiempos”
El FMI alerta sobre la deuda de las empresas de países emergentes
La falacia de los BRICS
El FMI avisa del frenazo de países exportadores de materias primas
Los bancos centrales certifican el frenazo de los emergentes

Pero la política brasileña está agravando la recesión del país, con unos tipos de interés que suben y la perspectiva de una restricción presupuestaria. Esto no se debe a que los brasileños sean estúpidos. Se debe en parte a que han llegado a esta situación con una tasa de inflación relativamente alta, de modo que no están tan relajados con la devaluación de la moneda como pueden permitirse estar los canadienses. Pero también se debe a que los mercados emergentes siguen padeciendo, en cierta medida, las consecuencias del "pecado original" (mercados de capital subdesarrollados y la tendencia a adquirir préstamos en moneda extranjera). Este pecado no es, ni mucho menos, tan grave como hace 15 años, cuando los economistas Barry Eichengreen y Ricardo Haussman acuñaron la expresión, pero a partir de 2008, los préstamos empresariales en dólares lo han reavivado hasta cierto punto.

La consecuencia es que, a medida que los mercados pierden la fe en las economías emergentes, estas se ven forzadas a adoptar políticas contractivas. Al mismo tiempo, las economías desarrolladas, que reciben las entradas de capital, no están respondiendo con políticas expansivas. Por eso, el efecto general de la desilusión colectiva con los mercados emergentes es una tendencia generalizada a la contracción. Y aunque sigo pensando que esto no basta para generar una recesión mundial, ya no estoy tan seguro como hace unos meses.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Ah, y un repunte de los tipos de interés en Estados Unidos —que no solo perjudicaría a la economía estadounidense, sino también, por el fortalecimiento del dólar, a los mercados emergentes— contribuiría en gran medida a agravar aún más la situación.

Paul Krugman es Premio Nobel de Economía de 2008.

© The New York Times Company, 2015.

Traducción de News Clips.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS