Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Volkswagen llamará a revisión a 8,5 millones de coches en toda Europa

La compañía alemana contactará con los afectados por el fraude a partir de enero de 2016

Concesionario Volkswagen en Berlín
Concesionario Volkswagen en Berlín. AFP

El grupo Volkswagen iniciará en enero de 2016 una de las mayores llamadas a revisión de la historia del sector en Europa. Las autoridades alemanas desecharon el plan de reparaciones voluntarias anunciado por la compañía, lo que la ha obligado a iniciar la inspección de 8,5 millones de vehículos en toda la Unión Europea, donde se encuentra la mayoría de los 11 millones de coches que llevan el software fraudulento en todo el mundo. El proceso podría extenderse durante todo el año que viene.

La llamada a revisión fue anunciada esta tarde por la compañía después de que la Oficina Federal de Vehículos Motorizados (KBA) rechazara su plan y exigiera una revisión general. Horas después, Volkswagen divulgó una carta del consejero delegado del grupo, Matthias Müller, al ministro de Transportes alemán, Alexander Dobrindt. “Volkswagen está viviendo una época muy difícil. Con la decisión de la Oficina Federal de Vehículos Motorizados se abre un camino para lograr una acción común y concertada en todos los Estados miembros de la Union Europea”, señaló el nuevo consejero delegado de Volkswagen.

“Esta medida pretende favorecer los intereses de los clientes y recuperar la confianza perdida”, añade. En la carta dirigida al ministro de Transportes, Müller reitera que el grupo presentará con todos los detalles posibles, a finales de noviembre, “la ejecución técnica de las medidas propuestas”.

En su comunicado, Volkswagen señaló también que se encargará de contactar e informar directamente a los propietarios de los coches afectados, que pueden comprobar si su vehículo lleva el dispositivo en la página web de la empresa, y negó que sus nuevos motores diésel EA 288 usen estén entre los afectados.

En la mañana de este jueves, horas antes de que la compañía anunciara la masiva llamada a revisión que planea realizar casi un mes después de que se destapara el mayor escándalo de la historia de Volkswagen, la KBA ya había solicitado a la empresa la revisión de los 2,4 millones de automóviles afectados que circulan por las carreteras y autopistas alemanas. Los coches están equipados con motores diésel y un sofisticado dispositivo ilegal que les permitía disminuir los niveles de emisiones contaminantes cuando eran sometidos a controles.

“Estamos pidiendo que los revisen” dijo un portavoz del organismo federal confirmando una información del periódico Bild. La drástica medida exigida por las autoridades fue confirmada por el ministro de Transportes, Alexander Dobrindt, quien dijo que la llamada a revisión debía llevarse a cabo. El ministro aseguró que los coches afectados podían seguir circulando y añadió que la revisión comenzaría a principios del próximo año.

“La Oficina Federal de Vehículos Motorizados vigilará desde el principio el cumplimiento de esta medida”, señaló el ministro en Berlín durante una rueda de prensa. “Volkswagen presentará a las autoridades competentes a finales de octubre un nuevo software para los modelos de 2,0 litros y hará lo mismo con los modelos de 1,6 y 1,2 litros a finales de noviembre”, añadió.

Rechazo al plan inicial

Después de admitir el engaño, el grupo automovilístico había ofrecido revisar los coches de todos aquellos usuarios que lo solicitaran de manera voluntaria, una medida que pensaba empezar a aplicar el próximo año y que ahora ha sido rechazada por las autoridades.

En el "extenso escrito" que, según el ministro Dobrindt, Volkswagen envió a la KBA la semana pasada, la compañía propuso aplicar cambios en el software a los vehículos con las versiones de 1,2 y 2,0 litros del motor diésel EA 189. Para la versión de 1,6 litros Volkswagen admitió que era necesario sustituir algunos componentes del motor.

Aún no está claro cómo se llevara a cabo la llamada a revisión de los vehículos, ni tampoco cuánto tiempo necesitará la compañía para reparar los coches. De momento, solo está claro que la compañía de Wolfsburgo contactará a los afectados para explicarles el camino a seguir y que se hará cargo de todos los gastos.

Más información