Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España mira a China para crecer como potencia turística mundial

El presidente de El Corte Inglés pide agilizar los visados a turistas chinos y más conexiones

Iberia dice que solo abrirá rutas aéreas con China cuando sea rentable

Abrigos de piel en una tienda Loewe en Madrid.
Abrigos de piel en una tienda Loewe en Madrid.

Menos burocracia y más conexiones aéreas. Este es el reclamo que las empresas españolas hacen para que el creciente número de turistas chinos no pase de largo y elija otros destinos. "La conectividad de los aeropuertos españoles con los países asiáticos no existe", criticó el presidente de El Corte Inglés, Dimas Gimeno, durante una cumbre sobre turismo de compras celebrada este lunes en Madrid. Gimeno animó a facilitar la obtención de visado a los turistas, una postura en la que coincidió con el presidente del Círculo Fortuny, Carlos Falcó, que pidió un tratamiento especial a turistas y viajeros de negocios. "Va a cambiar el tablero turístico mundial con la entrada de nuevos países emisores de alto poder adquisitivo", auguró Gimeno.

La Organización Mundial del Turismo espera que el número de turistas crezca de los 1.133 millones del pasado año a 1.800 millones en 2030. Gran parte de ellos provendrán de la floreciente clase media china, cuyo gasto es superior a la media. 120 millones de turistas chinos visitaron destinos fuera de sus fronteras, una cifra que según las previsiones del Consejo Mundial de Turismo y Viajes crecerá hasta los 500 millones en 2025.

El presidente de Iberia, Luis Gallego, reconoció que les falta "mejorar en los vuelos directos entre Madrid y Asia", y dijo que estudian nuevas conexiones directas en los próximos años con Tokio, Johannesburgo, Managua o San Juan de Puerto Rico. Sobre la apertura de rutas a China, Gallego señaló que aún hay que hacer muchos números: “China está entre las posibilidades siempre que sea una ruta rentable”, aseguró. 

La cita, que durante el lunes y martes reúne a políticos, empresarios y autoridades del sector, sirvió como foro de debate sobre las fortalezas y debilidades del modelo turístico español. La mayoría de conferenciantes coincidió en que la promoción del turismo de compras en España podría servir para evitar la gran dependencia de la estacionalidad y el modelo de sol y playa. "No es fácil encontrar un sector con tanto potencial para influir positivamente en transportes, ocio, logística, finanzas o comercio", dijo Aldo Olcese, presidente del comité organizador del evento. "En el turismo de compras está el futuro del vino español", aventuró José Luis Bonet, presidente de la Cámara de Comercio de España. El homólogo de Bonet en la Cámara de Comercio de Estados Unidos en España, Jaime Malet, anunció que creará un comité de turismo para intentar que la cifra de turistas estadounidenses que recibe España llegue a los 2,5 millones en dos años.

Pese a que España es el tercer destino turístico del mundo tras Estados Unidos y Francia con 65 millones de turistas recibidos en 2014, los empresarios creen que la situación de España como destino de compras es mejorable. "España no es una marca de turismo de compras. El producto no es lo importante, lo es la experiencia de compra. ¿Por qué alguien compra un anillo en Tiffany's en los Campos Elíseos y no en Nueva York? No es por el anillo, sino porque la tienda tiene algo que contar", explicó Pier Francesco Nervini, de la consultora Global Blue. "Londres, Nueva York, París, Milán... son un imán, se vende ropa de moda en la tienda de moda aún sin rebajas. Antes lo importante era ver cosas, ahora es hacer cosas y ahí entra el turismo de compras", dijo el presidente de Iberia, Luis Gallego.

Inauguró el encuentro la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, que se comprometió a mejorar el proceso de devolución del IVA y eliminar burocracia. Junto a ella estuvo la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, que resaltó que el gasto por turista en la región es el más alto de España con 208 euros al día. La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, llamó a revalorizar la actividad comercial y protagonizó la anécdota de la jornada al preguntar su nombre al presidente de El Corte Inglés, Dimas Gimeno, que había intervenido momentos antes. "Perdona, es que no recuerdo cómo te llamas", dijo dirigiéndose a Gimeno, que lleva más de un año al frente de la compañía.

Más información