Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

Cataluña: 27S

Si se inicia un proceso secesionista habrá más paro, más pobreza, más recortes y más desahucios en Cataluña

El pasado mes de julio Alexis Tsipras convocó un referéndum en Grecia donde defendió no seguir con la austeridad. Esa misma noche cambiaba a su ministro de economía y siete días después acabó asumiendo la mayor austeridad en Grecia desde 2009. Tsipras se chocó frontalmente con el muro de la realidad. Grecia tiene calificación de bono basura, sus bonos no son descontables en el BCE y eso deja a su gobierno sin acceso a los mercados y sin capacidad de financiar el déficit público. Por estas razones tuvo que solicitar el rescate, en contra de sus promesas en campaña.

La economía catalana es más competitiva que Grecia y por eso su renta por habitante es superior. Pero la población catalana supone menos del 2% del total de la Eurozona y su PIB es similar al griego. La Generalitat también tiene calificación de bono basura, sus bonos no son descontables en el BCE, su gobierno lleva sin acceso a los mercados desde 2010, como Grecia, y el déficit público de una Cataluña independiente no se podría financiar.

El relato de los líderes independentistas es que España nos roba. Otras comunidades también penalizadas por el sistema de financiación autonómico, tienen menos deuda sobre PIB. Cataluña, como Valencia, tiene elevada deuda pública principalmente porque sus sucesivos gobiernos gastaban el dinero como si fuera público. Desde que en el año 2000 se cedieron las actuales transferencias de servicios, el gasto público en Cataluña ha crecido un 8% de promedio anual mientras en el resto de comunidades autónomas aumentó un 5%. Eso en un periodo de 15 años supone un crecimiento del gasto público acumulado superior al 50% del resto de España.

La Comisión Europea ya ha dicho públicamente que Cataluña no está en los Tratados Europeos. Las agencias de calificación ya han advertido que en caso de iniciar la secesión rebajarían aún más el rating de la Generalitat. Por esta razón la prima de riesgo de la Generalitat en enero en el mercado secundario era de 150 puntos básicos con su homólogo del Tesoro Español y ahora es de 250 puntos. Son precios orientativos ya que no hay ningún interés comprador y los inversores que quieren vender no pueden hacerlo. Es la misma situación que cuando Rajoy perdió el control de la crisis de Bankia y fue rescatado en 2012. La prima de riesgo de la Junta de Andalucía hoy es de 60 puntos básicos y la de la Comunidad de Madrid de 40 puntos básicos.

En diciembre, cuando anticipé que el programa de Syriza en Grecia llevaba directo al corralito y a la salida del euro, muchos me acusaron de alarmista. Pero la realidad es como un grifo mal cerrado; empieza manchando el fregadero pero acaba perforando el acero inoxidable. Si se inicia un proceso secesionista habrá más paro, más pobreza, más recortes y más desahucios en Cataluña. Y todos los españoles viviremos peor. Esperemos que haya vida inteligente en ambos lados para gestionar el conflicto y el descontento de muchos ciudadanos en Cataluña y en el resto de España.