Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Islandia supera ya los niveles de actividad económica previos a la crisis

La OCDE prevé que el país crezca este año a un ritmo del 4,3% y del 2,7% en 2016

Islandia
La laguna glaciar de Jokulsarlon, al sureste de Islandia, donde el turismo está creciendo.

Islandia, el país que durante los años más duros de la crisis vivió el colapso de sus principales entidades financieras, es hoy un modelo de cómo se debe salir de la crisis. Así lo estima al menos un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) publicado hoy, que señala que la actividad económica ya supera los niveles previos a la crisis. "La recuperación islandesa ha sido impresionante. Es el país que ha mejorado de una forma más rápida y sólida de los que han sido golpeados por la crisis", explica Ángel Gurría, secretario general de la OCDE.

Gurría estuvo acompañado por el ministro de finanzas islandés, Bjarni Benediktsson, en la presentación del informe en Reykjavik, la capital islandesa. El estudio explica que la normalización de la economía islandesa se percibe en la caída del desempleo, la mejora de las cuentas públicas y la fortaleza de la economía de las familias.

Como mayores riesgos, la institución señala la relajación de los controles de capital y la inflación. "Aunque nuestra perspectiva es ampliamente positiva, no debe haber lugar para la complacencia. Islandia afronta todavía importantes desafíos para asegurar un crecimiento que se alargue en el tiempo, especialmente en los ámbitos de política fiscal y la mejora de la productividad". El creciente gasto en pensiones y vivienda son otros de los retos que menciona el informe.

El organismo prevé que el PIB de Islandia crezca un 4,3% en 2015 y un 2,7% en 2016, muy por encima de la media de la OCDE, y estima que el crecimiento se prolongará al menos hasta 2020. La OCDE dio la bienvenida al plan de relajación de los controles de capitales que viene desarrollando el Gobierno islandés, pero subrayó que la prioridad es preservar la estabilidad macroeconómica y minimizar los riesgos de una salida de capitales desordenada. El informe anima a Islandia a acumular reservas financieras, reducir la deuda y aumentar el capital de sus bancos y la liquidez.

La OCDE cree que la política monetaria juega un rol clave para mantener una inflación baja y estable, para lo que considera importante evitar interferencias políticas y mantener la independencia del banco central. El déficit de Islandia se ha reducido desde el 13% del PIB en 2008 a prácticamente cero en 2014, y se prevé que obtenga superávit en 2016. La deuda bruta que alcanzó un 100% en 2011, también ha empezado a bajar.

Más información