Estados Unidos repuntó todavía con más fuerza en el segundo trimestre

La mayor economía del mundo se expandió a una tasa anualizada del 3,7%, y no del 2,3% como señalaban los indicadores adelantados

Un empleado en una planta de Ford en Flat Rock (Michigan, EE UU)
Un empleado en una planta de Ford en Flat Rock (Michigan, EE UU) Carlos Osorio (AP)

La economía de Estados Unidos repuntó con fuerza en el segundo trimestre, al crecer a una tasa anualizada del 3,7% del producto interior bruto. La revisión al alza es considerable, si se compara con el 2,3% que se anticipó hace un mes y despega frente al anémico 0,6% del arranque de 2015. El indicador crea, sin embargo, un importante dilema a la Reserva Federal de cara a su próxima reunión en tres semanas, ya que debe decidir para la subida de tipos si se guía por los datos económicos internos o por lo que le dicta un mercado bajo presión por China.

El detalle es también positivo. El consumo, del que dependen dos terceras partes de la economía, creció un 3,1%. Es dos décimas más de lo previsto. La inversión empresarial creció entretanto un 3,2% en el trimestre, en lugar de contraerse un 0,6%. El beneficio de las empresas creció un 2,4%, frente a caer un 5,8% en el primero. También un hubo incremento en las exportaciones y se ajustaron al alza los inventarios. Todos estos indicadores están sujetos a una última revisión en un mes.

La fortaleza del dólar, la caída del precio del petróleo y ahora la debilidad de China son en principio positivas para el consumidor estadounidense. Pero también hacen de lastre en otras partes de la economía, como el sector exportador y la industria energética o la dedicada a las materias primas. Además, se da la circunstancia de que los ahorros entre las familias se están destinando en este momento a reducir deuda o a realizar mejoras en las casas o grandes compras.

El dato general, aún siendo un poco viejo, cogió por sorpresa a Wall Street. El consenso anticipaba una revisión al alza pero no tan pronunciada, al 3,3%. Pero aunque el rendimiento es mejor de lo esperado, la Fed guía su política mirando al medio plazo. El reto para la autoridad monetaria no pasa tanto subir un cuarto de punto los tipos sino hacer lo posible para no tener que volver a bajarlos al 0%, como indicó William Dudly, el miembro más próximo a la presidenta Janet Yellen.

La salida de la Gran Recesión es un proceso que dura ya seis años y medio. El crecimiento en los últimos años está siendo desequilibrado, con muchos altibajos, y por debajo del potencial. Pese a ello, los últimos indicadores publicados sugieren que la economía está preparada para soportar un incremento gradual de tipos. Así lo opina Esther George, de la Fed de Kansas, favorable a que el proceso para volver a la normalidad monetaria comience cuanto antes en EE UU.

Septiembre, en el aire

George, que participa en el simposio anual de banqueros centrales que arranca este jueves en Jackson Hole, admite sin embargo que la volatilidad reciente en los mercados complica el trabajo de la Reserva Federal. La idea de que la decisión se adopte en la reunión del 16 y 17 de septiembre, de hecho, no es tan evidente como hace solo dos semanas. Pero la intención, como indicó el presidente de la Fed de Nueva York, es que el alza de tipo suceda este año.

La cumbre en idílico enclave en las Montañas Rocosas va a analizar las dinámicas de la inflación y la política monetaria. La baja presión del lado de los precios es, junto a la evolución del mercado laboral, uno de los factores decisivos de cara a la próxima reunión. La tasa de inflación vinculada al PIB, el indicador preferido de la Fed, muestra un incremento anual del 2,2% frente a una del 1,9% en el primer trimestre. Pero el índice de precios al consumo está prácticamente estancado.

El indicador de crecimiento no refleja ni la última corrección en el precio del petróleo, que cayó un 60% desde final de junio, ni las turbulancias en los mercados financieros por China. Aunque los analistas admiten que es difícil predecir el impacto que todo esto tendrá en el tercer y el cuarto trimestre, si reconocen que la Reserva Federal está obligada en este momento a prestar más atención a estos tres factores que a la mera revisión al alza del PIB.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS