Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ahorro de 5.500 millones en paro permite subir el gasto social en 2016

El Gobierno presupuesta también que pagará 2.000 millones menos por intereses de la deuda, lo que amplía el margen de actuación en unas cuentas con tintes electorales

Luis de Guindos y Cristóbal Montoro, en el Congreso.
Luis de Guindos y Cristóbal Montoro, en el Congreso. EL PAÍS

El Consejo de Ministros aprobó este viernes el proyecto de  Presupuestos Generales del Estado para 2016, marcado por el aumento del gasto social del 3,8% sobre este año, la mejora del 1% del sueldo a los funcionarios y las bajadas de impuestos. Unas cuentas con tintes electorales que tienen pendiente un ajuste de unos 7.000 millones para rebajar el déficit de la Administración central al 2,2% del PIB. El ahorro de 5.500 millones en prestaciones por desempleo y de otros 2.000 millones en gastos por intereses dejan margen al Gobierno para aumentar las inversiones, las ayudas a familias, el gasto en dependencia y las becas a pocos meses de las elecciones. El cambio de ciclo económico permite aumentar los ingresos un 4% a pesar de las rebajas de impuestos.

Son los primeros presupuestos presentados en julio, un movimiento que permite al Gobierno tramitarlos antes de la convocatoria de las próximas generales a finales de año. El proyecto aprobado ayer por el Ejecutivo se transforma así en una especie de programa electoral con el que  Mariano Rajoy se presentará a los próximos comicios.

El ahorro de 5.500 millones en paro permite subir el gasto social en 2016

A pesar de que aún persisten las estrecheces, el cambio de ciclo económico se filtra por los Presupuestos para 2016. Por primera vez en los últimos cinco años existe cierto margen para aumentar algunos capítulos de gasto a pesar de la contención general. Unos crecimientos casi testimoniales porque el objetivo de déficit sigue empañando la política económica. “Con estos presupuestos se cierra una etapa dificilísima para todos los españoles y se abre nuevo periodo de crecimiento sostenido y de intensa creación de empleo”, aseguró este viernes el jefe del Ejecutivo, que compareció tras el Consejo de Ministros.

El alivio en las cuentas públicas llega a través del hueco que dejan el aumento de la recaudación y la disminución de gastos procíclicos. La mejora de la situación económica también permite reducir los capítulos de gasto más ligados al ciclo como el gasto en prestaciones por desempleo. Estos se reducen algo más de un 20% hasta los 19.821 millones, lo que supone un ahorro de 5.500 millones respecto al presente ejercicio.

La reducción de los gastos financieros en unos 2.000 millones de euros también dejará un colchón. La política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) ha contribuido a reducir los tipos de interés al mínimo histórico lo que permitirá reducir los costes financieros. Además, el Ejecutivo espera reducir la deuda pública a partir del próximo año.

Estos ahorros dejan espacio para acentuar el perfil social de los Presupuestos a pesar de que el gasto no financiero de los ministerios bajará un 4,4%. El presidente destacó que los gastos sociales subirán un 3,8% durante el próximo año: junto a las pensiones, que copan buena parte de este epígrafe, se mejorarán las ayudas a familias, crecerá “de forma significativa” el gasto en dependencia, fomento de empleo y en becas, según deslizó Rajoy. Todo esto se aprobará definitivamente a unas semanas de las elecciones.

Las Presupuestos también recogen guiños para uno de los grupos más castigados por la crisis. El sueldo de los funcionarios subirá el próximo año un 1%, el primer aumento salarial desde 2009. Tendrán otras mejoras laborales como la recuperación de días de libre disposición, devolución de la paga extra de 2012 o aumento de la oferta de empleo público. Unas medidas con las que el Gobierno trata de compensar a un colectivo importante ante las próximas elecciones generales.

El resto de grandes rúbricas del Presupuesto se reducirán para compensar estos esfuerzos. Excepto las inversiones. Rajoy avanzó que aumentarán las inversiones en infraestructuras y en I+D.

El ahorro de 5.500 millones en paro permite subir el gasto social en 2016

En el lado de los ingresos, el Gobierno espera recaudar un 4% más por los impuestos, hasta los 193.520 millones de euros. Las principales figuras tributarias (IRPF, sociedades e IVA) rellenarán las arcas públicas a pesar de que el próximo año entrará en vigor la segunda fase de la rebaja del impuesto de sociedades —se reduce el tipo del 28% al 25%— y de que la bajada del IRPF de este año también impactará en 2016. El próximo año, además, entrará en vigor la segunda fase de la rebaja del impuesto de sociedades. De estos ingresos, el Estado se quedará con unos 134.773 millones porque transfiere a las comunidades autónomas y a los Ayuntamientos la diferencia.

Las cuentas públicas recogen la mejora de la financiación para las comunidades autónomas en algo más de 7.500 millones. Este incremento de los recursos para las autonomías no es un regalo del Gobierno sino que se da por la apliación directa de la fórmula del sistema de financiación por la mejora de los ingresos tributarios.

"En la medida de que las cosas van a ir mejor, también van los ingresos de las comunidades autonómas, este año suponen más de 7.000 millones de euros. Y este año también tendrán 2.900 millones por una decisión del Gobierno", ha explicado Rajoy. El Gobierno considera que las autonomías se verán beneficiadas por los mecanismos de financiación puestos en marcha por Hacienda sin cobrarles intereses —el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) y el Fondo de Facilidad Financiera—. El Ejecutivo considera que estas ayudas supondrán un ahorro de 2.900 millones.

Más información