La inflación y el desempleo de la UE se mantienen “estables”, según Eurostat

España obtiene el segundo peor resultado con una tasa de desempleo del 22,5%, tan solo por detrás de Grecia, con un 25,6%

Desempleados en búsqueda de trabajo el pasado 10 de junio.
Desempleados en búsqueda de trabajo el pasado 10 de junio.Alan Diaz (AP)

La tasa de desempleo y la inflación, tanto de la eurozona como de todos los países miembros de la Unión Europea (UE), se mantuvo "estable" (11,1% en la eurozona y 9,6% en la UE) en el pasado junio, según ha publicado este viernes Eurostat, la agencia estadística de la Comisión Europea. Con un 22,5%, España lidera la tabla de desempleo, tan solo por detrás de Grecia (25,6%). La inflación, tanto en la eurozona como en los Veintiocho de este mes de julio, se prevé se mantenga sin movimientos respecto al mes anterior: en el 0,2%, según la misma oficina.

Más información
El mercado laboral en el segundo trimestre de 2015
Una recuperación intensiva en empleo

Aunque Eurostat señala la "estabilidad" de la tasa de desempleo en los 28 países de la UE, aún existen 23,29 millones de mujeres y hombres sin empleo. De ellos, más de la mitad; 17,76 millones, son residentes en la Eurozona: los 19 países que comparten la moneda única. Alemania y República Checa son los países con mejores resultados en cuanto a la tasa de desempleo con un 4,7% y un 4,9% respectivamente, hasta seis veces menos que España y Grecia.

Desde el punto de vista interanual, sin embargo, los resultados son algo más esperanzadores tanto para la eurozona como para toda la UE. La tasa de desempleo bajó de un 11,6% en junio de 2014 al 11,1% en los 19 países del euro, pero si se examinan los datos en todo el territorio de la UE, los resultados son algo mejores: se ha pasado de un 10,2% en junio de 2014 a un 9,6% durante el pasado mes.

En cuanto al paro juvenil —aquellas personas por debajo de los 25 años que no tienen trabajo— el dato ha mejorado igualmente. Eurostat estima que aún hay 4,724 millones de jóvenes sin empleo en territorio comunitario de los cuales 3,181 pertenecen a la zona euro. La tasa, sin embargo, ha descendido respecto al mismo período del año anterior; en junio de 2014 la tasa de desempleo juvenil en los Veintiocho fue del 22,1% frente al 20,7% de junio de este año. En la eurozona, la tasa de desempleo ha bajado del 23,6 a 22,5%, es decir, casi un punto porcentual. Alemania vuelve en este índice a obtener los mejores resultados con una tasa del 7,1% de paro juvenil frente a Grecia y España con un 53,2% y un 49,2% respectivamente.

Si se comparan los datos con el mismo período del año anterior, el desempleo ha bajado en 21 de los 28 Estados miembro—entre ellos España: del 24,5% al 22,5%—, incrementó en cinco (Bélgica, Rumanía, Italia, Austria y Finlandia) y se mantuvo en Francia y Chipre, según Eurostat.

El Gobierno de la UE da la bienvenida a los últimos datos ya que son "los mejores desde 2012 y 2011", según una portavoz del Ejecutivo comunitario que añadió que "hay que seguir por este camino para generar crecimiento y empleo".

Leve descenso interanual en la inflación

Aunque aún no se ha confirmado el dato, las estimaciones oficiales señalan que la inflación en la eurozona del mes de julio será del 0,2%, dos décimas menos que en el mismo período del año anterior, según Eurostat.

En el mes de julio, el precio de la energía bajó un 5,6% interanual, medio punto más que el mes anterior, mientras que los alimentos frescos se abarataron seis décimas, hasta el 1,3%. El conjunto de alimentos, alcohol y tabaco registró un alza interanual del 0,9%, frente al 1,1% del mes anterior. Por su parte los servicios subieron un 1,2% interanual, una décima más que en junio.

La inflación subyacente, es decir, sin tener en cuenta el impacto de los precios de la energía, los alimentos no procesados y el alcohol y el tabaco, se sitúa en julio de 2015 en el 1,0%, según datos de la oficina estadística de la UE. Es decir, dos décimas más que el pasado mes.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS