Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hacienda reabre el debate de la financiación autonómica

El ministro Montoro envía cartas a los consejeros de Finanzas para que actualicen la evaluación del modelo y convoca en septiembre al grupo de trabajo para la reforma

El ministro Montoro saluda al consejero de Cataluña.
El ministro Montoro saluda al consejero de Cataluña. EL PAÍS

El ministerio de Hacienda ha remitido cartas a todas las comunidades autonómicas para relanzar el debate de la financiación. Además, el Departamento que dirige Cristóbal Montoro ha comunicado al grupo de trabajo para analizar el sistema actual —formado por consejeros de Finanzas y representantes del Estado— que dispone de 15 días para actualizar su evaluación con los datos actualizados y ha convocado para septiembre una reunión del grupo para que presente propuestas.

Las elecciones autonómicas del pasado mayo han dibujado un nuevo escenario político. Los nuevos Gobiernos regionales han vuelto a la carga con la histórica reclamación de la reforma de la financiación. El Ministerio de Hacienda, además, observa con preocupación el desafío soberanista de Artur Mas en Cataluña que duda si reclamar una financiación especial para la Generalitat o romper definitivamente con el Estado español.

Con este panorama, el ministro Cristóbal Montoro ha decidio reabrir el debate sobre la financiación regional. Hace 15 días presentó en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) —el órgano de interlocución entre el Gobierno y las autonomías para asuntos presupuestarios— la liquidación definitiva del año 2013. Las comunidades recibirán en los próximos días 1.776 millones de euros, 939 millones más de lo previsto por el cierre definitivo de 2013 —el Estado reparte los recursos del sistema con las previsiones de crecimiento económico de cada año y cuando cierra el ejercicio, dos años después, ajusta con las comunidades—.

Con este dato, explican en Hacienda, se puede analizar el actual sistema, aprobado en 2009 y que tenía una vigencia de cuatro años. Para ello, ha remitido una carta a los consejeros regionales de Hacienda para que actualicen sus análisis sobre el modelo de financiación actual. Hacienda les ha dado hasta el 31 de julio para que remitan a la Administración General del Estado las nuevas propuestas.

Relajación presupuestaria

La agencia de calificación crediticia, Moody's, considera que la mejoría en las perspectivas para la economía española puede provocar un relajamiento de la disciplina presupuestaria entre las comunidades autónomas.

La calificadora de riesgos recuerda que las comunidades registraron un déficit del 1,7% del PIB en 2014, frente al objetivo del 1%. La agencia prevé que el déficit regional será del 1,2% en 2015 en vez del 0,7% previsto.

Además, ha relanzado el grupo de trabajo del Comité Técnico Permanente de Evaluación del sistema de financiación —integrado por consejeros de Hacienda y responsables del ministerio—. Ha convocado una reunión de este grupo para mediados de septiembre. No obstante, aunque el Ejecutivo popular avance en la reforma de la financiación se resiste a aprobar un nuevo modelo hasta la próxima legislatura.

Montoro, además, se guarda otra opción en la recámara. La Autoridad Fiscal, el órgano que vela por la salud de las cuentas públicas, está elaborando una fórmula para establecer un déficit asimétrico para las comunidades. Hacienda prefiere no abrir más batallas y defiende un objetivo similar para todos los territorios autonómicos pero no descarta suavizar los ajustes en algunas autonomías, con la situación de Cataluña en el horizonte político.

Precisamente, el consejero de Economía catalán, Andreu Mas-Colell, invitó ayer a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, a ir de la mano en la negociación para el nuevo sistema de financiación autonómica. El titular catalán de Economía abogó por abrir un diálogo entre los dos ejecutivos autónomos para ver los “puntos en común” y analizar cómo “el sistema de financiación vigente” ha “tratado mal” a ambas comunidades. Mas-Colell recoge así el guante lanzado por Cifuentes hace unos días cuando aseguró que “iría de la mano” con Cataluña en las negociaciones con Hacienda. El consejero, no obstante, consideró que el ministerio debería aparcar hasta después de las elecciones la reforma del modelo. “No se puede revisar en dos meses, justo antes de unas elecciones”, ha sostenido.

A pesar del proceso soberanista en el que se halla inmersa Convergència, que se plantea romper con el Estado, Mas-Colell afirmó: “Participaremos a fondo [en la negociación del modelo]”.