Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Menor crecimiento mundial

El próximo Gobierno deberá hacer una reforma fiscal para subir la recaudación o acometer más recortes

El FMI acaba de revisar ligeramente a la baja sus previsiones del crecimiento mundial. Es un ejercicio parcial de previsiones y en otoño dispondremos del análisis completo. EE UU crecerá un 2,5% en 2015, una tasa envidiable vista desde Europa, pero medio punto menor que su previsión de hace tres meses. En el primer trimestre la economía se estancó y el FMI ha corregido su error de previsión. No obstante, los datos de empleo mantienen su vigor y los indicadores de órdenes de bienes duraderos anticipan un aumento de la inversión empresarial. Por lo tanto, el Fondo anticipa un crecimiento próximo al 3% en 2016 para la que sigue siendo la locomotora de la economía mundial.

Las mayores revisiones a la baja han sido en Latinoamérica. México ve como le revisan medio punto a la baja pero seguirá creciendo cerca del 2,5%. En Brasil también les revisan medio punto a la baja pero tendrán una dura recesión del 1,5% en 2015, la mayor caída del PIB desde 1990. El conjunto de Latinoamérica crecerá un anémico 0,5% en 2015, Asia próxima al 6% y África al 4%.

En la Eurozona, el Fondo mantiene sus previsiones y espera un crecimiento próximo al 1,5% para 2015 y 2016. Francia y Alemania crecerán próximas al promedio e Italia por debajo del promedio. En Grecia la incertidumbre de previsiones es máxima. Si salen del euro podemos ver caídas del PIB de dos dígitos. Si se quedan la recesión será muy intensa en el segundo trimestre, dependiendo del ajuste fiscal que aplique Syriza y más intensa cada día que pasen los bancos cerrados.

España crecerá al 3% en 2015. Para 2016 el FMI espera una intensa desaceleración para acabar en el último trimestre con crecimientos próximos al 2% anual. Esto es coherente con el crecimiento potencial próximo al 1,5% y el agotamiento de las perturbaciones que han favorecido nuestro crecimiento en 2015. El FMI se aleja del crecimiento sostenido del 3% que el Gobierno español envió a Bruselas en el Programa de Estabilidad en abril y tendrá graves repercusiones fiscales.

El presupuesto de 2014 se cerró con unos 10.000 millones menos de recaudación de lo previsto y ese error se arrastra a 2015. En 2015 el Gobierno se comprometió con Bruselas en reducir el déficit en unos 15.000 millones, pero en el primer trimestre el déficit ha aumentado. En 2014 el Gobierno recaudó 5.000 millones menos de lo previsto en IRPF y con su rebaja sorpresa provocará una caída adicional de otros 5.000 millones. El mayor problema es la Seguridad Social donde el agujero es de 25.000 millones y los ingresos crecen un raquítico 1%. Por eso Rajoy no para de meter la mano en la hucha.

Cuando se resuelva el avispero griego Bruselas volverá a exigir a España cumplir sus objetivos de déficit. Por lo tanto, el próximo Gobierno o hace una reforma fiscal para subir la recaudación o habrá más recortes de sanidad, educación y pensiones. Si gana la derecha será más proclive a recortes y si gana la izquierda a subir la recaudación. Veremos.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS