Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Paraguay quiere invertir el 3,5% de su PIB en infraestructura

El Gobierno planear invertir 14.400 millones de euros para dar un vuelco a la industria de la construcción público-privada

Ana Pastor, Javier Moreno y Ramón Jiménez Gaona. Ministro dern Obras Públicas y Comunicaciones de Paraguay
Ana Pastor, Javier Moreno y Ramón Jiménez Gaona. Ministro de Obras Públicas y Comunicaciones de Paraguay EL PAÍS

14.400 millones de euros (16.000 millones de dólares) de inversión para desarrollar carreteras, modernizar el aeropuerto de Asunción o desarrollar hidrovías como la del río Paraná. La infraestructura es uno de los grandes retos a los que se enfrenta Paraguay desde que el presidente Horacio Cartes llegó al Gobierno de Paraguay en agosto de 2013. El objetivo del ejecutivo es claro: que se invierta en la construcción de infraestructura el 3,5% del PIB.

"Cuando llegamos al Gobierno, la infraestructura no superaba el 0,5% del PIB. Un informe del Fondo Económico Mundial subrayaba que Paraguay tenía una de las 10 peores infraestructuras", ha explicado el ministro de Obras Públicas y Comunicaciones de la República del Paraguay, Ramón Jiménez Aona en su diálogo con la ministra de Fomento española, Ana Pastor, durante las jornadas Invertir en Paraguay, organizadas por EL PAÍS este lunes en Madrid y patrocinadas por Itaipu Binacional, Rediex y Sudameris Bank. Allí han animado a las empresas españolas a participar en los concursos de licitación de las nuevas infraestructuras. "Hemos elevado la cifra al 1% y este año pretendemos superar el 2%. Un nivel de inversión de 3,5% del PIB es el mínimo para un país desarrollado. Es cinco veces mayor a lo que recibimos", ha puntualizado.

Varias empresas españolas se han precalificado para la licitación de la carretera más importante, de 340 kilómetros, y que conecta la capital con las ciudades del este, anunciaba el ministro a los inversores asistentes. "Está totalmente saturadas y es la mayor oportunidad para oxigenarla y aprovechar la conexión privada y pública", explicaba Aona.

La nueva política de inversión, empujada por la nueva ley de alianza público-privada, ha abierto la puerta a la construcción a las empresas extranjeras. La ministra Pastor, por su parte, ha subrayado la predisposición de España por invertir en América Latina. "Necesitan hacer cambios en todos los ámbitos: educativo, sociales, gobernanza, hacer la administración más ágil, en seguridad jurídica... El camino es muy acertado".

Empresas coreanas, brasileñas y argentinas ya se han hecho con algunas de las infraestructuras, pero Paraguay tiene todavía desafíos de infraestructura gigantescas. Entre las áreas prioritarias del plan de infraestructura logística a 20 años está el desarrollo de la hidrovía para el río Paraná, que corta el país por la mitad y lo conecta de punto a punto. "Tiene la misma extensión que el Missisipi y apenas llevamos 20 millones de carga. Se pueden transportar 500 millones y convertirlo en estratégico también para Brasil, Uruguay y Bolivia", apuntaba Aona, que ha presentado las infraestucturas como un modelo para que exista conectividad sanitaria y social, así como para crear nuevos empleos. Entre los proyectos aparece también la modernización de una nueva terminal del aeropuerto de Pettirossi, por valor de 147 millones de dólares; el alcantarillado sanitario o la construcción de 60.000 viviendas sociales con una inversión de 1.000 millones de dólares. "La trayectoria en vivienda no ha sido exitosa y la meta es desafiante. Hoy se hacen 2.000 viviendas al año con dificultad", ha apuntado el ministro, que se ha fijado en experiencias como la brasileña y mexicana.

Pero la ministra española, que fue consultora en los noventa del diseño del sistema sanitario para los funcionarios en Paraguay, ha advertido también sobre la dificultad de lograr varios objetivos en la nueva infraestructura: "Es necesaria la seguridad jurídica, una gobernanza más ágil y menos burocracia, pero también una planificación y calificación rigurosa para los concursos." Lo "principal", ha dicho la ministra, es la "honradez y transparencia del que dirige la obra pública". De hecho, Pastor ha hecho especial hincapié en que el Gobierno controle la urbanización y la ley del suelo -por los problemas que esto ha acarreado a la infraestructura española- así como el impulso de modelos de alquiler sobre la propiedad. "Tener claro cuál es la naturaleza del suelo y que el entorno no lleve a la especulación es muy importante", ha aconsejado.

"Paraguay ha estado divorciado de la necesidad de desarrollo económico y no ha tenido ninguna planificación en infraestructura. Todo estaba desorganizado sobre criterios políticos. Es todavía un gran desconocido y constituye hoy una tierra de oportunidades", ha animado Gaona.