Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Eroski hipotecó sus marcas para refinanciar la deuda

La compañía podrá amortizar 200 millones de deuda por 1 euro en 2019 si cumple "determinadas condiciones", según pactó con los bancos el pasado enero

Un supermercado de Eroski en Bilbao
Un supermercado de Eroski en Bilbao

El grupo Eroski, dueño de las cadenas de supermercados de esa misma marca y de Caprabo, logró el pasado 15 de enero refinanciar su abultada deuda con la banca, que superaba los 2.514 millones de euros. Sin embargo, para convencer a las entidades se vio obligada a ofrecer muchas garantías e incluso han hipotecado sus marcas. La compañía asegura además que ha pactado con las entidades la posibilidad de recomprar 200 millones de deuda en julio de 2019 a cambio de un euro, siempre que cumplan “determinadas condiciones”.

Eroski terminó el 31 de enero un ejercicio complicado: registró unas pérdidas de 280,2 millones de euros. La compañía señala que el negocio ha mejorado, pero los números rojos responden a gastos derivados del plan de saneamiento que puso en marcha. Se vio obligada a realizar dotaciones por valor de 256 millones, tras reducir a la baja en sus libros el valor de los activos materiales, inmateriales e inmobiliarios.

Para su principal problema, su enorme endeudamiento, logró a principios de año un balón de oxígeno, con la renegociación de los bancos. Eroski deberá amortizar los 2.514 millones de euros que adeuda (entre créditos y líneas de circulante) antes de 2019, según acordó con las entidades. El pasivo se organizó en tramos y cada uno de ellos devenga intereses distintos, que oscilan entre el 2,5% hasta el 7,5%, según explica la compañía en su memoria anual del ejercicio.

Para respaldar el pago de la deuda, entre otras garantías (que incluyen inmovilizado material, inversiones inmobiliarias, existencias inmobiliarias y otros activos) “se ha constituido hipoteca mobiliaria sobre las marcas Eroski y Caprabo”, reconoce el grupo de supermercados. Añade que “bajo el cumplimiento de determinadas condiciones” tendrán derecho “a recomprar a 31 de julio de 2019 un importe máximo de 200 millones de deuda (más intereses devengados) por un precio total de 1 euro”. En la práctica, aunque no se especifica cuáles son las condiciones, significa que en determinadas circunstancias podría acceder a una quita de deuda.

La compañía dice que su estrategia de franquicias es un éxito y que tienen ya 58 socios 

La empresa también recuerda que dentro del plan de refinanciación de la deuda se comprometió a ofrecer un canje para las aportaciones financieras subordinadas, un producto similar a las participaciones preferentes de los bancos. Por cada subordinada, Eroski ofrecerá un bono con un vencimiento de 12 años, con un valor equivalente al 55% del nominal de la aportación canjeada, más un pago en efectivo equivalente al 15% de nominal. Presentarán el canje “a lo largo del ejercicio 2015”, afirma la compañía.

Con el objetivo de apuntalar las cuentas, Eroski vendió en 2014 activos inmobiliarios. Por ejemplo, un centro comercial en Ondara. Avanza en su memoria que “en los próximos meses” consideran “seriamente” continuar con las desinversiones en centros comerciales. La compañía cree que las novedades que han puesto en marcha están funcionando: la nueva tarjeta de cliente, señala, impulsó las ventas tres puntos en el último trimestre. También subrayan como un éxito su nueva estrategia de crecimiento a través de franquicias, para las que han encontrado 58 nuevos socios.