Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La filial española de Apple pagó 2,4 millones en impuestos en 2014

Apple Marketing Iberia señala que no ha tenido ninguna inspección de Hacienda

Interior de la tienda de Apple en la Puerta del Sol de Madrid. Ampliar foto
Interior de la tienda de Apple en la Puerta del Sol de Madrid.

Apple Marketing Iberia, la filial que canaliza la mayor parte de las ventas del gigante tecnológico Apple hacia el mercado español, cerró el ejercicio 2014, cerrado el pasado 30 de septiembre, con unos ingresos de solo 19,9 millones de euros, un 3,7% más que el año anterior. Su resultado neto creció un 6%, hasta 2,9 millones, tras destinar a impuestos sobre beneficios 2,4 millones.

Ese bajo volumen se debe a que, un año más, Apple facuró la inmensa mayoría de sus ventas en España desde Irlanda. La filial española solo ingresa de la sociedad irlandesa Apple Distribution International una mínima comisión en concepto de soporte de ventas y servicios de marketing en el mercado español. Antes esa comisión era del 1%, aunque la explicación desapareció de la memoria cuando EL PAÍS lo publicó, con lo que, de mantenerse, las ventas reales facturadas desde Irlanda rondarían los 2.000 millones.

Con maniobras de ingeniería fiscal, Apple consigue, además, que sus beneficios apenas tributen tampoco en Irlanda. En su memoria, depositada en el Registro Mercantil, la empresa afirma que “no ha tenido inspección general alguna” de Hacienda "sobre todos los impuestos que le son aplicables y, por tanto, dichos ejercicios y dichos impuestos podrían ser revisados". Pero añade que "sin embargo, hasta la fecha la Administración Tributaria no ha comunicado a la compañía la apertura de ningún procedimiento de inspección general para dichos impuestos y ejercicios".

En todo caso, la compañía y sus asesores fiscales consideran que, en caso de inspección, no habría riesgos fiscales de importes significativos. Aunque los países desarrollados están buscando fórmulas para impedir las maniobras para trasladar beneficios y evitar así la erosión de las bases imponibles, las prácticas que utilizan multinacionales como Apple, Google, Facebook o Amazon para tributar el mínimo posible en sus operaciones internacionales son consideradas perfectamente legales en la mayoría de los países. En España, Hacienda inspeccionó a Google y validó su práctica de facturar desde Irlanda el grueso de sus ingresos en el mercado español.

Apple tiene otra filial importante en España, Apple Retail Spain, que gestiona las tiendas propias del grupo. En este caso, al situarse las tiendas en territorio español, está obligada a facturar en España. En el ejercicio 2013 ingresó 213 millones. Sin embargo, esa filial también compra los productos en el exterior a un precio que le deja un margen muy bajo en España, por lo que los beneficios, y el impuesto sobre sociedades, también son bajos.