Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La economía de Estados Unidos se estanca en el arranque de 2015

La Reserva Federal mantiene la estrategia monetaria intacta mientras la opción del alza de tipos en junio pierde fuerza

La entrada de la bolsa, en Nueva York.
La entrada de la bolsa, en Nueva York. AFP

La economía de Estados Unidos se estancó en el primer trimestre, al crecer solo a una tasa anualizada del 0,2% (poco más del 0% en la comparación trimestral). Wall Street esperaba una moderación en la recuperación por el efecto combinado de las continuas nevadas, la debilidad económica internacional y la fortaleza del dólar, pero no contaba con un frenazo tan fuerte. El menor crecimiento podría forzar ahora a la Reserva Federal a retrasar la primera alza de tipos de interés en nueve años, una vez que ha completado la retirada de las inyecciones monetarias.

La economía de Estados Unidos se estanca en el arranque de 2015

El banco central de EE UU decidió así dejar las cosas como están horas después de publicarse el dato de crecimiento. En el comunicado final, la Reserva Federal señala que el frenazo económico “refleja en parte factores transitorios” y aunque incluye esa y otras referencias al menor crecimiento de la economía y el consumo, su lenguaje es muy similar al de comunicado de marzo.

A diferencia de entonces, donde se descartaba una subida de tipos para abril, esta vez se elimina cualquier referencia temporal en la guía al mercado. En su evaluación de la coyuntura, la Reserva Federal anticipa que la economía crecerá a un ritmo moderado y que las condiciones en el mercado laboral seguirán mejorando, aunque señala que en ambos casos se desaceleraron en el arranque de 2015.

Respecto a la inflación, indica que está claramente por debajo del objetivo del 2% que usa de guía, en gran parte por la caída en el precio de la energía. Anticipa por eso que seguirá baja aunque subirá “gradualmente” a medio plazo conforme se disipen los factores transitorios y mejore el mercado laboral. En conclusión, las condiciones actuales dan margen a la Reserva Federal para dejar los tipos como están e ir evaluando la situación reunión a reunión. Es la manera que tiene de dejarse todas las opciones abiertas para que el mercado no se vuelva muy complaciente, aunque necesitará al menos tres meses para preparar el alza y sentirse realmente cómoda. En todo caso, la posibilidad de una subida de tipos en junio pierde fuerza.

Lo que tienen claro en Wall Street es que el inicio del proceso se marcará este año, porque la Fed empieza a tener impaciencia. Los tipos llevan al 0% desde diciembre de 2008.

Las bolsas reaccionaron mal al estancamiento de EE UU: todas las grandes plazas europeas bajaron, con Fráncfort (-3,21%), seguidas de París (-2,59%), Milán (-2,28%), Madrid (-1,97%) y Londres (-1,20%). Wall Street también abrió a la baja aunque luego recuperó parte del terreno perdido.

El dato de crecimiento de ayer supone un paso atrás se se toma como referencia el 2,2% de crecimiento registrado en el cuarto trimestre de 2014 como referencia, con el 2,2% de crecimiento anualizado registrado en el cuarto trimestre de 2014 y el 5% del tercero del año pasado. Se esperaba un crecimiento a un ritmo anualizado del 1%. Se trata, en todo caso de la primera lectura del indicador, que está sujeto a dos revisiones. En el primer trimestre del año pasado ya se vivió una situación similar, por la severidad del invierno, que llevó a la economía a contraerse cerca de un 3%. No se espera algo así.

El detalle del indicador preliminar muestra en todo caso que las empresas recortaron la inversión a un ritmo anualizado del 23% en el arranque de 2015, que las exportaciones cayeron a una tasa del 7,2% y que los consumidores, de los que dependen dos tercios del crecimiento, son cautos a la hora de gastar pese fuerte al abaratamiento de la gasolina. El consumo se moderó así de un incremento del 4,4% en el cuarto trimestre pasado a solo el 1,9% en el primero del año, siempre con tasas anualizadas, es decir, las que se darían en el conjunto de un año con cuatro trimestres a ese ritmo.

Otro de los puntos débiles fue el sector inmobiliario, más expuesto a las condiciones meteorológicas. La inversión residencial creció a un ritmo del 1,3% en el primer trimestre, frente al 3,8% anterior.

Los resultados de las grandes corporaciones de EE UU correspondientes al primer trimestre ya venían anticipando este paso atrás, por el efecto que tiene la apreciación del billete verde en las exportaciones y las inversiones. El eventual retraso en el proceso de vuelta a la normalidad monetaria se hizo notar, sin embargo, en el mercado de divisas. El euro se apreció un 1,7%, hasta acercarse a los 1,11 dólares. Hace unas semanas las dos divisas rozaron la paridad.

Más información