Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las ventas de coches caerán en abril tras 25 meses de subidas

Los concesionarios avanzan que las estadísticas de este mes se torcerán

Piden al Gobierno que apruebe el PIVE 8, que reducirá a 1.500 euros la ayuda

La planta de General Motors en Figueruelas (Zaragoza).
La planta de General Motors en Figueruelas (Zaragoza).

Concesionarios y fabricantes de vehículos estaban satisfechos por el aumento de las ventas de vehículos en los dos últimos años, que pusieron fin a la crisis que padecía el sector del automóvil en España. En marzo acumularon 25 meses consecutivos de aumentos mes a mes. Pero en abril esa tendencia se torcerá, según da por hecho la patronal de vendedores, Faconauto, que prevé que este mes se vendan 75.526 vehículos, un 5,8% menos que en abril del año pasado. Las cifras acumuladas del año seguirán en positivo.

El presidente de Faconauto, Jaume Roura, ha reclamado esta mañana al Gobierno que apruebe cuanto antes el nuevo plan de ayudas a la compra de automóviles, el Plan PIVE, que entrará en su octava edición. Según ha explicado Roura, el Ejecutivo plantea para esta edición reducir las ayudas, que pasarían de 2.000 euros por vehículos a 1.500 euros, si bien ha subrayado que esa es la última propuesta que le ha hecho llegar el Ministerio de Industria, que argumenta la rebaja en el hecho de que cada vez es más difícil defender esas ayudas ante la Unión Europea y se plantea retirarlas.

De los 1.500 euros planteados, la mitad sería asumida por la Administración del Estado, mientras que el resto iría a cargo de fabricantes y concesionarios de vehículos.

En las negociaciones que han mantenido vendedores y Gobierno, Blas Vives, secretario general de Faconauto, ha señalado que han hecho llegar una propuesta para que el Pive 8 pueda estar activo hasta final de legislatura. Se evitarían así evitar situaciones como la actual, en la que no hay fondos y es la industria del automóvil la que están poniendo el equivalente de las ayudas por cada venta de coche que cumple las condiciones para acogerse al programa de ayudas, reduciendo sus márgenes de negocio. En principio está previsto que el próximo PIVE cuente con un fondo de entre 200 y 225 millones de euros. "Nos lo ha dicho de forma oficiosa", ha dicho Roura, en referencia al Gobierno.

La cúpula de la patronal ha mostrado su enfado con el Gobierno porque pese a que el PIVE 7 ya ha finalizado, los concesionarios no empezaron hasta la semana pasada a recibir la liquidación de los pagos. Eso supone, ha denunciado, que los establecimientos se han convertido en financiadores del sistema, al haber tenido que adelantar 175 millones de euros. La imposibilidad de cobrar se debe a que el Ministerio de Hacienda no habría ingresado al Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), el organismo encargado de liquidar las ayudas.

A ese problema se añade el del Plan Pima Aire, ha dicho Roure, quien ha denunciado que 14 millones de euros de ayudas a la compra de vehículos industriales ligeros están en el aire. El problema se debe a que el gobierno reclama que los compradores estén al corriente de sus pagos a Hacienda y a la Seguridad Social para que puedan cobrar las ayudas, que han financiado previamente los concesionarios. Al haberse retrasado las liquidaciones del Gobierno, ha apuntado Roura, muchos empresarios que se acogieron al programa podrían estar ahora afectados por impagos que impediría a los vendedores recuperar el dinero.