Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La inversión en renovables crece pese al desplome del petróleo

La capacidad de generación global añadida en 2014 equivale a las 158 plantas nucleares que operan en EE UU

Central eólica de Iberdrola en Peñascal (EE UU)
Central eólica de Iberdrola en Peñascal (EE UU) EL PAÍS

El precio del petróleo sigue cayendo. Eso, en principio, debería hacer la energía fósil más competitiva y meter presión a las renovables. No es algo que esté sucediendo, de momento. Los proyectos en energías limpias movilizaron 270.000 millones de dólares en 2014, una cantidad equivalente a la economía de Finlandia y que representa un incremento del 17% en un año.

Los datos aparecen en un informe del Programa de la Naciones Unidas para el Medio Ambiente, elaborado con Bloomberg New Energy Finance. El total de inversiones en renovables la última década supera los dos billones de dólares. El repunte del pasado año revierte la caída sufrida en 2012 y 2103. China fue de lejos el país que realizó la mayor inversión en 2014, con 83.300 millones.

Cuando se compara con el año anterior, el incremento fue del 39% gracias a la expansión del solar. Le sigue EE UU, con 36.300 millones. En su caso la inversión creció un 7% en el año y está a su nivel más alto desde el récord que marcó en 2011. También en cifras récord Japón, que tras registrar un incremento del 10% el pasado ejercicio eleva el total destinado a renovables a 35.700 millones.

También contribuyó al fuerte alza de la inversión global en renovables los proyectos eólicos en altamar en Europa. El total anual mundial quedó así muy cerca del récord en 2011, que se cifra en 279.000 millones. De allí cayó a 256.000 millones en un año después y a 232.000 millones en 2013. Esto se explica porque se abarató el precio de la tecnología por las economías de escala.

“La caída continuada en el coste tecnológico -en particular en solar- se traduce en que cada dólar invertido aporta más capacidad de generación”, apunta Achim Steine, director ejecutivo del programa de la ONU. “Una vez más, las renovables representaron cerca de la mitad de la capacidad adicional a escala mundial”, añadió en la presentación del estudio, “son una tecnología indispensable en el mix energético”.

Confianza del inversor

La capacidad de generación en renovables añadida en 2014 ascendió a 103 gigavatios a escala global, lo que equivale en un año a las 158 plantas nucleares que tiene EE UU en funcionamiento. El estudio de Naciones Unidas señala en este sentido que las renovables contribuyen en este momento al 9,1% de la generación total de electricidad, frente al 8,5% en 2013.

La energía solar y la eólica dominan con el 92% de toda la inversión. En el caso de la solar, creció 25% en un año mientras que la eólica un 11%. Los relatores del informa admiten, sin embargo, que la brusca caída del precio del petróleo representa un reto para las tecnologías amigas del medioambiente, porque podría afectar a la confianza de los inversores en algunos sectores.

Udo Steffens, presidente de la Frankfurt School of Finance and Management, señala en concreto los proyectos solares en los países exportadores de petróleo o las inversiones en biocombustibles. Pero como precisa también Achim Steine, las energías fósiles y las renovables “no compiten directamente por las inversiones”. Además, dejan claro que su importancia es cada vez mayor.

En este sentido, el informe mira al futuro a través de la rápida expansión que las renovables están registrando en países emergentes como Brasil, Chile o México, además de China o India. Es, en todo caso, una situación que contrasta con economías ya maduras como la europea, donde la inversión en energías limpias está estancada incluso contando con el proyecto eólico en Holanda.

En este punto citan un reto aún mayor que el derivado de la caída del precio del petróleo. Advierten de la “erosión” en la confianza del inversor “por la incertidumbre” reguladora y ponen como ejemplo el caso europeo. “Europa fue pionera en las energías limpias pero siguen aún tratando de definir el mecanismo para apoyarla”, lamenta Michael Liebreich, de Bloomberg Energy Finance.

La situación en los países del sur de Europa, añade el ejecutivo, es aún peor porque los cambios de política con efecto retroactivo espantan a los inversores. También dudas en EE UU por el futuro de los créditos y el reto de la conexión a la red eléctrica, aunque la reducción de costes permite, de alguna manera, aislar el problema. “El avance de las renovables es imparable”, concluyen.