Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guindos recuerda que el plan del BCE no resuelve problemas estructurales

El ministro apoya la política de compra de bonos que ayer anunció Mario Draghi

Cree que los votantes valorarán la mejora de la situación económica española

El ministro de Economía Luis de Guindos
El ministro de Economía Luis de Guindos REUTERS

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha respaldado —“como siempre con las decisiones de la entidad”— el plan de compra de bonos que ayer puso en marcha el Banco Central Europeo (BCE) pero ha insistido en que “no se puede hacer frente a los problemas estructurales con la política monetaria”. Guindos ha puesto a España como ejemplo de los beneficios que puede tener “hacer las cosas bien” y de la mejora de la situación que ha permitido que “la economía española haya creado casi medio millón de empleos en 2014”.

Durante su visita al Foro Económico Mundial celebrado en Davos (WEF, en sus siglas en inglés) Luis de Guindos se ha mostrado confiado en que en las próximas elecciones los votantes “mirarán hacia dónde estábamos hace tres años, al borde del abismo, y dónde estamos ahora, con un crecimiento muy por encima de nuestros socios europeos y con una mejora considerable de los fundamentos”. En su opinión, “la estabilidad política es una ventaja y los votantes españoles actuarán en consecuencia”.

El BCE recibió las críticas del financiero George Soros porque, a su juicio, creará burbujas de activos

En un debate en Davos sobre el futuro de Europa, el ministro ha descartado además que España tenga un problema con los precios y ha asegurado que, gracias a la reformas del Ejecutivo, España es el país donde las bajadas del precio del petróleo se trasladan con más rapidez a los consumidores. “Al igual que con el colesterol, hay deflación de la buena y de la mala. España tiene el buen tipo de deflación”, que permite que los hogares, a su juicio, “tengan más dinero en el bolsillo”. Sin embargo, el gobernador del Banco de Italia, Ignazio Visco, ha recordado durante su intervención que con una inflación a la baja y por debajo del objetivo del BCE durante tanto tiempo “los tipos de interés reales solo pueden ir hacia arriba” y que la entidad quiere atajar esa amenaza con su decisión.

El plan puesto en marcha por el BCE recibió las críticas del financiero George Soros porque, a su juicio, creará burbujas de activos y aumentará las diferencias entre ricos y pobres “con las consiguientes consecuencias políticas”. En su intervención, el magnate, asimismo, ha alertado de que la política del banco europeo va a introducir mucha volatilidad en los mercados de divisas y que las monedas vinculadas al euro, como estaba el franco suizo o está aún la corona danesa, se encuentran en una situación de máxima tensión. Soros, que provocó con su apuesta contra la libra esterlina la salida de ésta del sistema financiero europeo en 1992, ha asegurado que “si todavía fuera un participante activo en el mercado, vería oportunidades” en el actual momento de volatilidad.