La CNMV realizó pagos indebidos y dio bonus sin justificar a sus directivos

El Tribunal de Cuentas cree que el supervisor vulneró la ley con las retribuciones

Elvira Rodríguez, presidenta de la CNMV.
Elvira Rodríguez, presidenta de la CNMV.

El supervisor encargado de que que cumplan la ley los que operan en el mercado de valores se saltó durante meses las normas estatales sobre retribuciones y pagó complementos indebidos y bonus sin justificar a sus directivos, según un informe recién publicado por el Tribunal de Cuentas. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) incumplió también la ley en materia de contratación, según el informe y dejó prescribir sin reclamar pagos a trabajadores del organismo que también vulneraban las normas.

El Tribunal de Cuentas subraya que la CNMV, presidida por Elvira Rodríguez, se adaptó con un “notable retraso” de 13 meses a la nueva normativa aprobada en 2013 sobre contratos de alta dirección. “Durante ese periodo la Comisión contó con un número de directivos superior al permitido por dicha normativa [19, frente a un máximo de 10] y abonó indebidamente , entre enero y septiembre de 2013, unos complementos de antigüedad por importe de 92.767 euros, regularizados en las nóminas de octubre a diciembre del mismo año", señala el informe.

"Además, abonó unos complementos variables, por importe de 218.600 euros, en función teóricamente del cumplimiento de un plan de objetivos, sin que conste que la CNMV hubiera definido previamente tales objetivos como exigía la normativa citada”, dicen las conclusiones del informe del organismo que preside Ramón Álvarez de Miranda.

Junto a ello, dos de los directivos percibieron en 2013 unas retribuciones totales ligeramente superiores (en 1.800 y 1.700 euros) al límite máximo legal establecido para la CNMV.

Un convenio colectivo nulo

El organismo fiscalizador también denuncia que la CNMV no sometió su Acuerdo de Relaciones Laborales de 2010 a los trámites requeridos por su naturaleza de convenio colectivo, por lo que era nulo. Como consecuencia de ello, era necesario recuperar las cantidades indebidamente percibidas, cifradas en 606.467 euros, pero la CNMV dejó prescribir el derecho a reclamar la devolución de la mayor parte del dinero pagado de más.

“La CNMV debería extremar la diligencia en la gestión de eventuales reclamaciones a su personal de devolución de retribuciones indebidas, con objeto de evitar situaciones como la expuesta en este Informe y la consiguiente prescripción de tales reclamaciones”, recomienda el organismo.

Contratos sin transparencia

El Tribunal de Cuentas también señala que en los contratos suscritos por la CNMV en 2013 “se han observados diversos incumplimientos de la normativa”, en especial por deficiencias que “impiden cumplir debidamente el principio de transparencia en la contratación”.

 Mención aparte merece para el órgano que la CNMV tuvo un gasto durante 2013 de 332.191 euros por seguros de asistencia sanitaria de su personal (de los cuales 232.571 euros fueron aportados por los trabajadores y los restantes 99.620 euros por la propia CNMV), “contratados con dos entidades, sin que se hayan aplicado los procedimientos de contratación” pevistos legalmente.

Compra de la nueva sede

El informe de fiscalización se detiene especialmente en la compra de la nueva sede oficial de la CNMV en Madrid en 2011 por 70 millones de euros. La operación ha presentado diversas incidencias, entre ellas que no quedó suficientemente justificada la adjudicación directa de la adquisición.

El tribunal critica que la decisión de compra se produjo cuando aún quedaban cuatro años para el vencimiento del contrato de alquiler de la que era su sede, que contemplaba fuertes penalizaciones. La CNMV tuvo que pagar una indemnización de 2,6 millones. Además, las obras de rehabilitación y de implantación de la nueva sede retrasaron la plena incorporación del personal hasta abril de 2013, cuando ya solo habrían restado dos años para el vencimiento del contrato de alquiler de la anterior sede.

Por si fuera poco, “las estimaciones de la CNMV sobre la evolución de su plantilla, que eran una de las razones de fondo para justificar el abandono de la sede alquilada y la adquisición de un nuevo edificio, no se cumplieron”. “De haber previsto adecuadamente la evolución de la plantilla, la CNMV podría haberse planteado retrasar la decisión de compra de nuevo edificio y de resolución del contrato de alquiler hasta la fecha de vencimiento de este, junio de 2015”, dice el informe.

Relación de deudas

En su informe, el Tribunal de Cuentas señala que el supervisor debía remitir a la Agencia Tributaria "como máximo una vez al mes" las relaciones de deudas por tasas no abonadas en periodo voluntario, "para su cobro en vía ejecutiva", y especifica que durante 2013 solo envió dos relaciones.

"Por este motivo, al cierre del ejercicio 2013 la Comisión tenía deudas por importe de 204.303 euros fuera del plazo voluntario de pago y que aún no habían sido remitidas a la Agencia. Por el mismo motivo, la antigüedad de las deudas remitidas a la Agencia era muy elevada", indica.

En este sentido, el Tribunal de Cuentas recomienda a la CNMV registrar en cuentas separadas las deudas que, "sin haber sido aún enviadas a la Agencia Tributaria para su cobro en vía ejecutiva, se hallan fuera del periodo voluntario de pago".

Reparto de beneficios

Por último, el informe que firma Ramón Álvarez de Miranda señala que la CNMV incumplió los artículos 24 de la Ley del Mercado de Valores y 57 del Reglamento de Régimen Interior, dado que no aprobó junto a las cuentas anuales de 2012 y 2013 (tampoco lo hizo en ejercicios anteriores) la correspondiente propuesta al Gobierno de reparto del resultado.

"La primera propuesta de distribución del resultado de 2012, aunque realizada con retraso respecto del plazo establecido, contenía los requisitos justificativos señalados en los citados artículos. Sin embargo, la propuesta no fue aprobada por el Gobierno, ante lo cual la CNMV elaboró una segunda propuesta, que en este caso no contenía tales requisitos justificativos. Mientras en la primera propuesta el 100% del resultado se atribuía a reservas dela propia CNMV, en la segunda, aprobada por el Consejo de Ministros, el 25% se transfería al Estado", dicen las conclusiones del informe de fiscalización.

Además, hasta la fecha del Informe la CNMV no ha formulado la propuesta de distribución del resultado de 2013, ejercicio cuyas cuentas quedaron aprobadas el 9 de julio de 2014.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterPerfiles Profesionales 2022

Lo más visto en...

Top 50