La inversión en I+D sigue sin despegar en las grandes empresas europeas

España sitúa a 21 empresas entre las 1.000 que más invierten en este capítulo en la UE

Aún inmersa en una crisis económica que ha estancado el PIB comunitario en los seis últimos años y que ha disparado la tasa de paro hasta niveles desconocidos en las dos últimas décadas, Europa se arriesga a perder el tren más directo hacia una recuperación sostenible y duradera: la inversión en I+D. La comparación con el resto de grandes bloques económicos sigue arrojando unos resultados desastrosos para los intereses de los Veintiocho: en 2013 las empresas radicadas en la UE elevaron su gasto en este capítulo un 2,6% y volvieron a situarse en 2013 muy por debajo de la inversión registrada por sus pares estadounidenses (5%) y japonesas (5,5%) y años luz de las corporaciones chinas (9,8%) y surcoreanas (16,6%). La media mundial (4,9%) también batió ampliamente el registro europeo, según el estudio anual sobre inversión empresarial en I+D publicado este jueves por la Comisión Europea. Por países, 21 compañías españolas se situaron en 2013 entre las 1.000 firmas europeas que más invirtieron en I+D. Esta cifra es inferior a la registrada un año antes (22) y relega a la quinta economía de la Unión al octavo puesto de una clasificación que sigue liderando, un año más, Alemania.

Más información
España sigue cediendo puestos en la tabla europea de inversión en I+D
Gasto en Investigación y Desarrollo en los países de la UE, en % del PIB
El gasto en I+D en España prorroga su caída y vuelve a niveles de 2006
España podría tener un 'supercentro' de ciencia por el precio de 50 kilómetros de AVE
China ya iguala a la UE en I+D

“Debemos hacer más por no quedar a la zaga de nuestros competidores; en plena restricción de las inversiones públicas es aún más importante atraer las inversiones privadas al campo de I+D”, ha reconocido el comisario europeo de Investigación, Ciencia e Innovación, Carlos Moedas, al tiempo que destacaba las diferencias geográficas que reflejan las estadísticas. El 97% de la inversión privada europea en I+D se concentra en empresas radicadas en 10 Estados miembros —las siete mayorías economías de la UE (Alemania, Francia, Reino Unido, Italia, España, Países Bajos y Suecia) y tres países que destacan por su capacidad de inversión en I+D (Finlandia, Dinamarca e Irlanda)—.

Pese a que el repunte de la inversión en I+D de las empresas españolas (2,6%) fue superior al aumento medio registrado en los Veintiocho, su posición en la tabla comunitaria sigue por debajo de su potencial económico y refleja una situación de desatención crónica y transversal de todas las instancias (públicas y privadas) a este capítulo. Tras un periodo de ligero repunte de la inversión conjunta, hasta 2009, España ha retrocedido desde entonces en la tabla europea por inversión en I+D. A pesar de las malas noticias, el estudio publicado este jueves por el Ejecutivo comunitario registra un punto de inflexión en el sector privado: en 2013, el crecimiento de la inversión este capítulo de las compañías punteras españolas salió del terreno negativo (-2,1% interanual en 2012) y repuntó un 4,4%, casi dos puntos por encima de la media comunitaria.

Volkswagen, al frente de la tabla mundial

La clasificación mundial de empresas por inversión en I+D —en valor absoluto, sin tener en cuenta el volumen de ventas o el tamaño de la sociedad— sigue estando liderada por una empresa alemana: el fabricante de automóviles Volkswagen, que en 2013 aumentó un 23% su desembolso en este capítulo hasta los 11.700 millones de euros. La tecnológica surcoreana Samsung y la estadounidense Microsoft se situaron en segundo y en tercer lugar respectivamente. Para encontrar a una empresa española hay que remontarse al 27º puesto, en el que se sitúa el Banco Santander. Telefónica (30ª), Amadeus (62ª) e Indra (89ª) cierran la representación de firmas españolas en los 100 primeros puestos europeos.

Sobre la firma

Ignacio Fariza

Es redactor de la sección de Economía de EL PAÍS. Ha trabajado en las delegaciones del diario en Bruselas y Ciudad de México. Estudió Económicas y Periodismo en la Universidad Carlos III, y el Máster de Periodismo de EL PAÍS y la Universidad Autónoma de Madrid.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS