España sigue cediendo puestos en la tabla europea de inversión en I+D

Los países nórdicos, con Finlandia a la cabeza, y Alemania siguen liderando la clasificación

Manifestacion por la Ciencia en Madrid.(DVD 692) EL PAÍS

España sigue sin levantar cabeza en la clasificación europea de países por inversión en investigación y desarrollo (I+D). En la última década, este país ha pasado de ocupar la posición decimoquinta a quedar relegado al decimoséptimo lugar de entre los 28 Estados de la UE. Con una inversión anual del 1,24% del PIB, España se sitúa en el furgón de cola europeo y a una distancia abismal de los países que siguen liderando la inversión en I+D: los nórdicos —con Finlandia a la cabeza y todos ellos por encima del 3%—, Alemania (2,94%) y Austria (2,81%). Además, desde 2004, España se ha visto sobrepasada por otro país de su entorno que también ha sufrido los rigores de la crisis y de la austeridad en sus finanzas públicas: Portugal (1,36%).

Pese al fuerte crecimiento de la inversión en I+D observado en España entre 2004 y 2009 —la primera parte del periodo tenido en consideración por la oficina estadística comunitaria— cuando pasó del 1,04% del PIB al 1,24%, la tendencia a la baja desde 2010 ha ensanchado la brecha respecto a la media europea (2,02% en 2013) y ha disparado el diferencial respecto a los países más avanzados de la UE y del resto del planeta. Corea del Sur y Japón, los líderes mundiales en inversión en I+D, cerraron 2011 (último año del que se disponen datos) en el 4,04% y en el 3,38% respectivamente. En 2012, EE UU invirtió el 2,81% de su PIB en esta partida y China el 1,98%, cifra solo superada por ocho países europeos.

En el último año, la inversión en I+D en España —un indicador que guarda alta correlación con el grado de desarrollo de un país y con las perspectivas futuras de su economía— prolongó su declive, con una caída del 0,03% frente al repunte del 0,01% de la media de los Veintiocho. En contraposición, 18 Estados miembros (entre ellos, las tres mayores economías de la Unión: Alemania, Francia y Reino Unido) lograron incrementar o mantener sus inversiones en I+D en un año marcado por fuertes restricciones generalizadas en las cuentas públicas.

El perfil de gasto en I+D en España, según los datos hechos públicos este lunes por Eurostat, sigue un patrón muy similar al observado en el resto de países del arco mediterráneo, con un mayor sesgo que en el resto de Europa hacia proyectos llevados a cabo por universidades y, en menor medida, hacia aquellos liderados por el sector público. El 53% del total se correspondieron en 2013 a inversiones privadas (frente al 64% de la media comunitaria); el sector público impulsó el 19% del gasto (por encima del 12% de media en los Veintiocho) y las universidades y hospitales —de carácter público o privado— llevaron a cabo el 28% de la inversión en I+D (frente el 23% de media en el conjunto de la UE). El peso de las entidades privadas sin ánimo de lucro (como las fundaciones) sigue siendo residual en España, frente al 1% de media en Europa y, sobre todo, respecto a las cuotas que alcanza en países como Chipre (13% del total), Portugal (9%), Italia (3%) o Reino Unido (2%).

Más información