Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Banco Mundial cifra el impacto del ébola en 25.800 millones de euros

Advierte de consecuencias catastróficas en África Occidental si el virus no se contiene

Niñas se lavan las manos en un colegio en Lagos, Nigeria
Niñas se lavan las manos en un colegio en Lagos, Nigeria AP

El Banco Mundial ha revisado su estimación sobre el impacto económico del ébola, cuando la epidemia se ha cobrado ya la vida de 3.439 personas en Guinea, Liberia y Sierra Leona. La cifra que da ahora es de 32.600 millones de dólares (25.800 millones de euros) para finales de 2015. Para hacer el cálculo, el organismo da por hecho que la crisis afectará a los países vecinos.

La institución que da apoyo al mundo en desarrollo tira la toalla al admitir que no será posible contener la propagación de la enfermedad antes de que termine el año. Naciones Unidas, por su parte, considera que es inevitable que se extienda ahora a otros países de la región del África Occidental. Por eso el coste económico del ébola crece de una manera significativa.

La incertidumbre sobre la ruta y el ritmo con el que avanzará la epidemia es “considerable”, como señalan desde la institución, que baraja dos escenarios a medio plazo para llegar a esa cifra. Más tiempo tarde en contenerse, explican, mayor será el alcance del contagio por la región. Por eso insiste en que la prioridad es hacer lo posible para confinarla a los tres países afectados.

En el escenario más negativo que se maneja en este momento, la pérdida para la región en términos de riqueza nacional bruta sería de 25.200 millones en 2015, que se sumarían a los 7.400 millones proyectados para este año. La cifra combinada es 2,5 veces mayor que el PIB de los países afectados. Si la situación se contiene antes, el coste podría limitarse a 3.800 millones.

La situación económica se califica de “muy seria” para Liberia y Sierra Leona, donde se teme que pueda llegar a ser “catastrófica” si se mantiene la situación actual. El organismo insiste, en paralelo, en que se ponga freno al factor miedo que está provocando que los países vecinos estén cerrando sus fronteras o a las compañías que están suspendiendo sus actividades comerciales.

“La Comunidad Internacional debe encontrar la manera de superar los obstáculos logísticos”, urge el presidente del organismo, Jim Yong Kim, a la vez que insiste en que la fragilidad de los sistemas de salud en los países amenazados por la epidemia “son una amenaza, no solo para los ciudadanos de esos países sino para todo el mundo”. El coste de la inacción será “masivo”, augura.

El estudio de impacto del ébola se publica un día después de que el Banco Mundial presentara sus previsiones para el conjunto de las economías de África. Proyecta un expansión del 5,2% en el continente en 2015 y 2016, lo que significa un repunte de seis décimas frente a 2014. Pero como señalan los economistas, todo dependerá de cómo se extienda la enfermedad antes de contenerse.

Podría haberse evitado

El Banco Mundial pone como ejemplo a Nigeria y Senegal para demostrar que la contención es posible si hay una respuesta decidida. El organismo también señala que esta crisis y su impacto económico podrían haberse evitado si se hubiera apoyado la inversión para reforzar los sistemas de salud en esos países. Por eso pide que utilizar el episodio para mejorar la financiación.

La institución con sede en Washington movilizó 400 millones en asistencia de emergencia a los tres países más afectado. La acción la está coordinando con Naciones Unidas. El Fondo Monetario Internacional acaba de liberar por su parte 130 millones en créditos. Christine Lagarde dijo la semana pasada que el ébola representa un “riesgo significativo” para la región y todo el mundo.

En el marco de la reunión anual del FMI y del Banco Mundial, se celebrará mañana en Washington una conferencia en la que los presidentes de Guinea, Liberia y Sierra Leona, estos dos últimos por vídeo conferencia, analizarán junto al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, Christine Lagarde y Jim Yong Kim las soluciones posibles para hacer frente a la crisis y acelerar la respuesta para poner fin a la epidemia.