Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España lanza su tercera emisión de bonos ligados a la inflación

La demanda por los títulos alcanza los 6.000 millones, según fuentes del mercado

El Tesoro Público ha lanzado la tercera emisión de deuda ligada a la inflación de la historia, según fuentes del mercado. La operación se realiza a través de un sindicato de bancos, que son los responsables de movilizar a los eventuales compradores, y el papel elegido son títulos a cinco años. El organismo dependiente del Ministerio de Economía ha dado mandato para ello a las entidades habituales, conocidas como creadoras de mercado.

Según indica Efe, la demanda por este nuevo bono ligado a la inflación ha alcanzado los 6.000 millones de euros, una cifra que se queda por debajo de la de las anteriores operaciones de deuda ligada a la inflación. El precio al que se van a lanzar los bonos es de 60 puntos básicos sobre el tipo de referencia para este tipo de emisiones (midswap). Su cupón estaría en el 0,55%.

Los bonos vinculados a la inflación se diferencian en que su principal crece según los precios durante toda la vida del título, aunque a cambio de abonar un cupón anual más bajo. La consecuencia de ello es que el Tesoro paga menos al principio y concentra la mayor parte del desembolso en el vencimiento.

También, permite al Tesoro ampliar la base de inversores, un factor clave ahora que las necesidades de emisión están en máximos históricos, lo que ha llevado el total de la deuda pública sobre el billón de euros. En lo que va de año, el Estado ha captado 112.905 millones de euros dentro del programa de financiación regular a medio y largo plazo, un 87,3% de la previsión de emisión para todo el año.

Para cumplir objetivos, España se está pudiendo beneficiar de la mejora en los mercados de renta fija, donde la red de seguridad del BCE y la abundancia de liquidez han reducido a mínimos los intereses. Gracias a este recorte de lo que le cuesta al Tesoro financiarse, el Estado va a destinar 5.000 millones menos de lo presupuestado para pagar la deuda.

El descenso de los intereses ha venido de la mano de la recuperación de las compras por parte de los inversores extranjeros, que poseen el 45,56% del todo el papel del Estado en circulación con datos de cierre de agosto. Este porcentaje equivale a 326.000 millones de euros, casi 100.000 millones de euros más que hace un año. Y en términos absolutos, la cifra es la mayor desde que se lleva ese tipo de registros, en 2001.