El desembolso para fomentar el empleo crece un 16,5%, hasta los 4.700 millones

El gasto en protección por desempleo baja hasta los 25.900 millones

El gasto en fomento del empleo, las llamadas políticas activas, consumirán 4.746 millones, un 16,5% más de lo presupuestado para este año, según las cuentas para 2015. Es la segunda subida consecutiva de esta partida, que hasta 2013 sufrió recortes muy importantes. A pesar de este aumento, el desembolso previsto el año que viene todavía está lejos de los 7.749 millones presupuestados en 2010, el año en que esta partida tocó techo.

Más información
La inversión pública del Estado crece en todas las comunidades autónomas
Las pensiones suben el mínimo del 0,25% previsto en el nuevo sistema
El presupuesto de la Casa del Rey se congela con 7,78 millones
Presentación del Gobierno de los Presupuestos 2015

Las políticas activas de empleo no solo comprenden acciones de acompañamiento a desempleados en su búsqueda de un trabajo, formación o guía, también engloban las bonificaciones a la contratación. Así la primera parte de esta partida consumirá 2.651 millones, mientras que la segunda alcanzará los 1.500. También en este capítulo está el dinero destinado al Prepara, 285 millones que se destinan a pagar unos 420 euros a parados sin ingresos.

Lo que lógicamente no está en la partida de fomento son las prestaciones y subsidios para proteger a los parados. Este capítulo es el que más recursos atrae del gasto contra el desempleo. Según las cuentas de 2015, esta partida supondrá 25.300 millones, a priori un 15% menos de lo previsto este año. Sin embargo, este porcentaje resulta engañoso.

Baja la factura del paro

El trasvase de parados a la renta de inserción ayuda a la bajada de esta partida de gasto

La factura de protección contra el desempleo ya está bajando mucho este año, al contrario de lo previsto. De hecho, la caída del gasto en los siete primeros meses del año es del 17,44%, un porcentaje que ya supera lo pronosticado para los presupuestos de 2015. Esta bajada llega por dos motivos. Por un lado, la duración de la crisis que provoca que los parados acaben consumiendo los derechos adquiridos de protección frente al desempleo. Y por otro, los recortes y endurecimientos en el acceso a prestaciones y subsidios aplicados en 2012 y 2013 que conforme ha ido pasando el tiempo han desarrollado toda su potencialidad.

No obstante, hay que tener en cuenta que los datos presupuestados tienen mucho de provisional. El Ejecutivo está negociando estos días con los agentes sociales la creación de una nueva prestación para parados de larga duración. Si finalmente esta ayuda tiene una dimensión significativa, el gasto previsto podría subir.

Por otra parte, el proyecto de presupuestos también contempla una partida de 1.036 millones de euros destinados a que el Fondo de Garantía Salarial pueda hacer frente a sus obligaciones.

Sobre la firma

Manuel V. Gómez

Es corresponsal en Bruselas. Ha desarrollado casi toda su carrera en la sección de Economía de EL PAÍS, donde se ha encargado entre 2008 y 2021 de seguir el mercado laboral español, el sistema de pensiones y el diálogo social. Licenciado en Historia por la Universitat de València, en 2006 cursó el master de periodismo UAM/EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS