Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Walmart muestra las debilidades de la economía real de EE UU

El tráfico en sus locales cae por séptimo trimestre consecutivo y se estancan las ventas, una tendencia que se observa en otras grandes cadenas comerciales

Clientes en la puerta del local de Macy´s en Nueva York
Clientes en la puerta del local de Macy´s en Nueva York REUTERS

El mal tiempo ya no sirve como excusa para justificar la anémica recuperación de la economía en Estados Unidos. Las ventas en el sector del comercio se estancaron este verano, y se está reflejando en los resultados de las grandes cadenas minoristas como Walmart y Macy´s. Además, como señala la Reserva Federal, también le afecta el pobre rendimiento de Europa.

Walmart es el mejor termómetro de la economía real. Sus ventas globales subieron un 3% en el segundo trimestre, q 119.300 millones de dólares. Pero cuando se observa el tráfico que pasa por sus locales en EE UU, hay menos personas comprando y las ventas se estancan. Del lado del beneficio, lo mantuvo en 4.100 millones por el alza del coste en salud de sus empleados.

La cadena de descuento fundada por la familia Walton es el mayor empleador privado de EE UU. Ahora está haciendo una importante inversión en el comercio electrónico para plantar cara al dominio de Amazon. La estrategia de Doug McMillon, su nuevo consejero delegado, es abrir además nuevas tiendas más pequeñas en los barrios para competir con Family Dollar y Dollar General.

Walmart acumula ya siete trimestres con caídas en el tráfico, del 1% en el segundo, mientras que las ventas en EE UU no mejoran desde hace año y medio. La proyección para el resto del ejercicio es que sigan “relativamente planas”, lo que refleja la situación incierta que se vive del lado del consumo. Es la misma tendencia que se ve en otras cadenas comerciales como Macy´s, Target y Kohl´s.

El sector del comercio está claramente bajo presión, pese a que los resultados de Walmart se califiquen de decentes por los analistas. Es por el efecto de la gran recesión y por los cambios de tendencia entre los consumidores, que miran más hacia las estanterías de Internet. La economía de EE UU depende en dos terceras partes de lo que gastan los estadounidenses.

La actividad económica estadounidense se expandió a una tasa a anualizada del 4% en el segundo trimestre. Pero se queda en el 1% cuando se compara con el primero, la manera de calcular el crecimiento en Europa. Pese al estancamiento secular del que se habla en los foros académicos, es un rendimiento mejor que el 0% de los países que comparten el euro.

Stanley Fischer, vicepresidente de la Reserva Federal, ya calificó a comienzos de esta semana de “decepcionante” el proceso de recuperación económica en EE UU. Se fijó en factores internos para explicar la lenta salida de la crisis. Pero también dejó claro que la mayor economía del mundo no será capaz de recuperar su potencial a largo plazo si sus socios van rezagados.