Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Economía reforzará las exigencias de auditoría y comunicación del MAB

Guindos ha asegurado que el Gobierno adaptará la Ley Hipotecaria según dispone la UE

Luis De Guindos este martes en el Congreso.
Luis De Guindos este martes en el Congreso.

El caso Gowex ha dejado al descubierto las flaquezas del sistema de supervisión de las sociedades que cotizan en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB), la Bolsa creada para abrir nuevas vías de financiación a las pymes. El Ministerio de Economía había anticipado medidas para mejorar su funcionamiento y este martes, el titular del ministerio, Luis de Guindos, ha precisado algunas de las modificaciones que tiene en mente para reforzar el control, interno y externo, sobre estas compañías.

Ante los parlamentarios de la comisión de Economía del Congreso, Guindos detalló que esos nuevos mecanismos de control afectarán al MAB y a las pymes que emitan deuda en el Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF). El ministro indicó que se ampliarán las competencias de supervisión de Bolsas y Mercados Españoles, la entidad que gestiona ambos mercados. Y se establecerán “nuevos deberes de comunicación” a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El ministro ha anunciado que las empresas del MAB tendrán que cambiar de auditor “cada cierto tiempo, entre ocho y diez años”

Además, a las sociedades de “cierto tamaño” de estos mercados alternativos se las considerará “entidades de interés público” con la intención de hacer más exigentes las condiciones de auditoría, una manera de asegurarse la profesionalidad de las auditoras que revisan las cuentas de estas sociedades, otra de las fallas que han aflorado con el caso Gowex. Y cuando ese tamaño llegue a una capitalización de 500 millones de euros, la modificación legal obligará a estas firmas a cotizar en el mercado continuo.

Los cambios que afectarán a los mercados alternativos se engloban en los proyectos legales que Guindos pretende sacar adelante en lo que queda de año. Entre ellos, una reforma de la Ley de Auditoría, para “mejorar la calidad” de estos controles empresariales, también muy cuestionados por la información revelada tras las quiebras de todo tipo de compañías. Guindos indicó que habrá nuevas “delimitaciones a los servicios complementarios” que prestan las auditoras, y también a los “honorarios” que cobren los auditores por servicios “distintos a su actividad principal”. Además, se limitará la concentración de honorarios por auditorías a una misma empresa y se fijará “una rotación externa obligatoria”, que llevará a cambiar de auditor “cada cierto tiempo, entre ocho y 10 años”.

La reforma más inminente será la de la Ley Concursal, en agosto, en la que se incorporará la modificación que exige el último fallo del Tribunal de la Unión Europea, para dar al deudor la misma capacidad de recurrir que a una entidad financiera una sentencia judicial sobre procedimientos de ejecución hipotecaria.

Como ha hecho en los últimos días, Guindos dedicó buena parte de su discurso en la comisión parlamentaria a destacar los indicios de recuperación económica, tras constatar que el PIB lleva creciendo cuatro trimestres “y en tendencia ascendente” y que el empleo avanza en términos anuales por primera vez en la crisis. También, ha defender que el rescate financiero ha mejorado las condiciones financieras de la economía española, lo que, en su opinión, compensaría la factura pública de la reestructuración, con la venta de Catalunya Banc (se han perdido 12.000 millones en ayudas), como ejemplo más reciente.

Guindos indicó que habrá nuevas “delimitaciones a los servicios complementarios” que prestan las auditoras

El ministro resaltó que “ha sorprendido la fortaleza de la demanda interna”, y que el crecimiento de la economía española acaba de ser destacado por el Fondo Monetario Internacional. Guindos insistió en que las exportaciones de mercancías españolas, casi estancadas, son las que más crecen en la zona euro, tras las alemanas. Pero admitió que tendrá que reducir de forma drástica el superávit exterior que esperaba para este año (del 2% al 0,7% del PIB) por la fortaleza de las importaciones.

Los últimos números llevarán al Gobierno a revisar su cuadro macroeconómico en septiembre. Guindos anticipó que su nueva predicción de avance del PIB para este año rondará el 1,5% (frente al 1,2% actual), y el 2% en 2015 (1,8% en la previsión en vigor). También, añadió, se rebajará la estimación de la tasa de paro, situada ahora en el 25% para este año y en el 23,3% en 2015.