Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los trabajadores de McDonald’s se rebelan en EE UU contra los sueldos bajos

Una protesta por el incremento del salario mínimo acaba con más de un centenar de detenciones en la víspera de su junta

Protesta en la sede de McDonald´s en Oak Brook, Illinois
Protesta en la sede de McDonald´s en Oak Brook, Illinois REUTERS

Nada de Happy Meal en la sede de McDonald´s en Estados Unidos. Si las reuniones de la junta de accionistas de la empresa ya eran una ocasión para que padres y activistas acusaran a los ejecutivos de la cadena de hamburgueserías de bombardear a los niños con campañas de comida basura, este año el encuentro se ha convertido en una verdadera batalla campal por las protestas de empleados pidiendo un incremento de los salarios.

El miércoles se produjeron más de un centenar de arrestos. Las protestas continuaron este jueves, mientras en el interior el consejero delegado, Don Thompson, decía ante los accionistas que McDonald´s paga “un salario justo y competitivo" a sus empleados. Es más, dijo que la compañía les ofrece más oportunidades para escalar posiciones que cualquier otra gran empresa. Las detenciones del miércoles se produjeron porque la comitiva penetró en una propiedad privada.

McDonald´s llegó a pedir a sus empleados en Oak Brook, en los suburbios de Chicago, que trabajaran desde casa anticipando qué problemas habría en su cuartel general, donde acuden unas 3.500 personas a diario. La manifestación del miércoles fue la última de una serie de protestas que desde hace un año se ven por todo EE UU en el marco de la movilización de la industria de la restauración para que se eleve el salario mínimo a 15 dólares la hora.

“Es una pena que la gente no lo vea”, lamentó el ejecutivo de McDonald's, que se puso de ejemplo del ascenso desde lo más bajo. La dirección de McDonald´s insiste para justificar su política laboral que su cadena suele ser la primera puerta de entrada de los jóvenes al mercado laboral. Un tercio de sus empleados tienen entre 15 y 19 años, y el 70% de la plantilla trabaja a tiempo parcial. En este sentido, Thompson destacó los programas de formación que tiene en marcha.

Los accionistas también parecen hacer oídos sordos a la protesta de 2.000 empleados del sector y activistas fuera en la calle. Apoyan claramente la estrategia de la compañía, visto el resultado del voto. El consejo de administración recibió el 96% del apoyo y el salario del consejero delegado fue aprobado con una abrumadora mayoría. Además de un incremento del salario, la protesta busca formar un sindicato que defienda las condiciones de sus empleados.

Condiciones de pobreza

La del miércoles fue la mayor protestas contra McDonald´s, según el movimiento Fast Food Forward, un grupo financiado por el sindicato del sector servicios en EE UU. La idea era la de “dar la bienvenida” a los accionistas antes de la junta y hacerles ver que una buena parte de los empleados vive en condiciones de pobreza. La semana pasada se celebraron manifestaciones en una docena de ciudades del país y en otras de una treintena de países.

McDonald´s celebra este año su 40 aniversario. De una cocina en una Filadelfia es ahora una cadena integrada por 35.000 restaurantes a la que acuden 70 millones clientes al día en todo el mundo. El 50% de los gestores de los locales que integran la franquicia, indicó Thompson, empezaron como empleados corrientes. El ejecutivo también dijo que se están dando pasos en los menús y en las campañas para que integren más frutas y verduras.

Más información