Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fitch mejora la nota de España

La agencia eleva la calificación de los bonos soberanos de BBB a BBB+

Alaba las reformas y la mejora de productividad pero advierte sobre el elevado desempleo

Vista exterior de las oficinas de Fitch Ratings en Nueva York (EE UU)
Vista exterior de las oficinas de Fitch Ratings en Nueva York (EE UU) EFE

Fitch, la menor de las tres grandes agencias de calificación, ha mejorado este viernes la nota de la deuda soberana de España, desde BBB hasta BBB+. Le otorga así un aprobado alto y mantiene su perspectiva como "estable". Fitch aleja todavía más a España del llamado bono basura, ya que considera sus bonos a tres peldaños de distancia de este tipo de inversiones de alto riesgo. Moody's también mejoró su nota a España el pasado mes de febrero.

Tabla de calificación de las principales agencias de 'rating'
Tabla de calificación de las principales agencias de 'rating'

La agencia, en su informe publicado tras el cierre de la Bolsa, alaba la mejora de la productividad de España, el avance de sus exportaciones, así como el compromiso de su Gobierno con la reducción del endeudamiento. Justifica su decisión de mejorar la nota porque "los riesgos para la solvencia de España han disminuido desde que los bonos soberanos fueron degradado a BBB en junio de 2012, las condiciones financieras han mejorado, las perspectivas económicas presentan más seguridad" y porque Fitch considera que el riesgo de que los bancos españoles representen una carga adicional para la deuda soberana ha disminuido.

Fitch, sin embargo, advierte también de los riesgos a los que todavía se enfrenta España: "las perspectivas de crecimiento a medio plazo son débiles, todos los sectores de la economía siguen estando muy endeudados y el desempleo es excepcionalmente alto".

España ha dejado de caminar por la senda del bono basura, una calificación en la que nunca llegó a caer pero a la que se acercó peligrosamente. Ahora tiene el aprobado alto de Fitch y el aprobado de Moody’s. La deuda española ya no es vista por los mercados como un producto de alto riesgo. Prueba de ello es la prima de riesgo española, el indicador que mide el sobrecoste de los bonos de un país con respecto a los alemanes, considerados los más fiables. Este viernes la prima española se situó en 158 puntos básicos, su mínimo desde agosto de 2010, y muy lejos de su máximo, en julio de 2012, cuando alcanzó los 638 puntos después de que España solicitara a los socios del euro el rescate bancario y Grecia pusiera al euro contra las cuerdas. Los intereses de los bonos españoles a diez años en el mercado están en 3,06 puntos, a punto de batir su mínimo histórico de 2005, cuando cotizaban a 3,005 puntos.

Reformas y esfuerzo

En su informe, la agencia subraya que el ajuste de la balanza de pagos impulsado por un "robusto" comportamiento de las exportaciones, así como por la contracción de la demanda interna. A este respecto, resalta que cerró 2013 con un superávit por cuenta corriente del 0,8% del PIB, el primero en casi tres décadas, lo que podría ayudar a reducir la elevada deuda neta exterior (92% del PIB) en el medio plazo.

También califica de "fuerte" el desempeño fiscal de España en los últimos dos años, en los que el déficit, excluyendo las ayudas a la banca, ha descendido un 2,5% en 2012-2013 a pesar de la caída del PIB nominal del 2,2% registrada en el mismo periodo. Asimismo, también defiende que las reformas económicas estructurales llevadas a cabo por las autoridades españolas desde el inicio de la crisis en campos como el mercado laboral, el sistema de pensiones, el marco fiscal o el sector financiero han "mejorado las perspectivas a más largo plazo" del soberano.

El segundo espaldarazo

Fitch había publicado su último informe sobre la calificación de España en noviembre del 2013: en aquel momento mantuvo la nota en BBB, dos peldaños por encima del bono basura, pero mejoró la perspectiva de cambio de esa nota de “negativa” a “estable”. Desde que comenzó la crisis la firma había encadenado solo degradaciones: bajó la nota de España cinco escalones solo durante 2012, desde AA- hasta BBB.

El pasado mes de febrero fue Moody's, otro de los gigantes del rating, la que se convirtió en la primera agencia que mejoraba la nota de la de deuda soberana de España desde el inicio de la crisis, al elevarla un escalón hasta Baa2 y con perspectiva positiva. Esta calificadora había arrebatado la triple A a España, considerada la matrícula de honor, en 2010 y desde entonces también encadenaba degradaciones.

Fitch también ha emitido este viernes un informe sobre Italia. En su caso, ha confirmado el rating  en BBB+ pero ha elevado de negativa a estable su perspectiva, ante la mejora de las condiciones de financiación para el soberano y el fin de la recesión en el país. La agencia ha subrayado que el Gobierno italiano se ha beneficiado de una "mejora significativa" de las condiciones de financiación desde mediados de 2012 y ha demostrado su "flexibilidad financiera y su resistencia" durante la crisis de deuda soberana.

Calendario de futuras revisiones

La nueva normativa europea obliga a las agencias de calificación a publicar por adelantado un calendario anual con un máximo de tres fechas en las que tengan previsto anunciar sus calificaciones sobre deuda pública, que solo pueden hacer públicas cuando la Bolsa haya cerrado.

Cumpliendo con esta nueva normativa, la agencia Moody's informó de que volverá a revisar la nota de España en dos ocasiones este año: el 20 de junio y el 17 de octubre. Por su parte, Fitch publicará una nueva decisión sobre el rating de España el 24 de octubre, y Standard & Poor's (S&P) el 23 de mayo y el 14 de noviembre.