Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Reserva Federal cuestiona el plan de capital de la filial de Santander en EE UU

El banco central estadounidense ve "deficiencias generalizadas y significativas"

Rechaza también las estrategias otras cuatro entidades que operan en el país

La Reserva Federal rechazó los planes de capital de cinco entidades que operan en Estados Unidos, incluido el del Santander Holdings USA. Junto a la filial estadoundiense del grupo español puso objeciones también al conglomerado financiero Citigroup y a las unidades de negocio del Royal Bank of Scotland y de HSBC. Las cuatro superaron las últimas pruebas de resistencia a las que les sometió el banco central. La única suspendida fue Zions, que tampoco cuenta con la autorización del supervisor para conceder dividendos a sus accionistas ni podrá proceder a la recompra de acciones.

En esta ocasión se sometieron al examen una treintena de bancos y por primera vez se incluían a filiales de entidades extranjeras. La otra entidad española que superó las pruebas de estrés fue el BBVA Compass. Mientras que los planes de capitalización cuentan con el visto bueno de la Fed, en el caso del Santander Holdings se justifica la decisión por las "deficiencias generalizadas y significativas" que encontró en el examen, y cita en concreto áreas como "la gobernabilidad, los controles internos, la identificación y gestión de riesgos". También cuestiona los procesos de análisis seguidos por la entidad.

El objetivo de este doble examen de la Reserva Federal a la gran banca es asegurar, primero, que los grupos financieros cuentan individual y colectivamente con un colchón de liquidez que les permita superar una crisis financiera severa como la que se vivió en 2008 y, segundo, que estos planes de capitalización no van a crear una vulnerabilidad para la entidad. En el caso de las filiales estadounidenses del Santander, Royal Bank of Scotland y del HSBC eso significa que no podrán realizar pagos a sus matrices extranjeras. Citigroup y Zions no podrán premiar la lealtad de sus accionistas.

En el caso de Citigroup el suspenso es llamativo porque pone en cuestión los progresos que la entidad había realizado para mejorar la gestión del riesgo y los controles internos. Los analistas estiman que los bancos estaban planeando pagar alrededor de 75.000 millones en capital excedente para recompensar a los accionistas e impulsar la rentabilidad.  Este es el segundo año consecutivo en que la Fed ha criticado la calidad de algunos planes, porque considera que puede impactar su solvencia, informa Bloomberg.

Más información