Rosell admite que los sueldos bajan “mucho más” de lo que dice la estadística

El líder de la patronal insiste en proponer un salario mínimo para contratar a los jóvenes Reconoce que no hay margen para bajar las cotizaciones a la Seguridad Social

Agencias
El presidente de la CEOE, Juan Rosell.
El presidente de la CEOE, Juan Rosell. EFE

El presidente de la CEOE, Juan Rosell, ha reconocido este miércoles que los salarios están bajando y lo están haciendo "mucho más" de lo que reflejan las estadísticas, tal y como denunció hace unas semanas el Banco de España. Además, ha señalado que, pese a que el Ministerio de Empleo explota correctamente los datos que tiene, no puede decirse que en España los sueldos en convenio subieron un 0,6% en 2013.

Rosell, en declaraciones a la cadena Cope, ha denunciado que a las estadísticas les falta "fiabilidad" y deben revisarse porque o bien faltan datos o porque algunos están de más. En el primer caso, ha puesto como ejemplo la ausencia de información sobre cuántas personas y empresas están acogidas a convenios colectivos sectoriales, mientras que en el segundo ha mencionado el hecho de que se siga contabilizando a los prejubilados como parados, cuando en otros países esto no se hace. "En este país no hay estadísticas fiables. Hablamos demasiado y no sabemos de lo que hablamos y hay que ser concretos, analizar los números, y hablar seriamente y no en charlas de café", ha advertido.

En este sentido, ha indicado que durante la reunión que mantuvo ayer en el Palacio de la Moncloa con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y los secretarios generales de CC OO y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, se pidió al jefe del Ejecutivo una evaluación concreta de los cinco millones de parados que hay en España, porque se sabe que hay 2,7 millones que cobran prestación, pero se tendría que disponer de una radiografía sobre los 2,3 millones de desempleados que no están percibiendo nada. "Tenemos que saber su situación, porque no podemos dejarles en la cuneta y eso no es gratis, nos va a costar (...) Vamos a ver dónde podemos llegar", ha apuntado.

De momento, y aprovechando esa "nueva etapa" que el Gobierno ha abierto con los agentes sociales en el diálogo social, la patronal puso ayer sobre la mesa de Rajoy algunas recetas que en el pasado no encontraron eco, como su sugerencia de implantar un salario mínimo para jóvenes. Preguntado por esta cuestión, Rosell ha indicado que se trataría de sueldo vinculado "obligatoriamente" a formación y aprendizaje, que recibiría un joven por trabajar "x horas". La idea sería proporcionar así una salida al casi millón de jóvenes que con el 'boom' de la construcción dejaron sus estudios para trabajar y ahora están descolgados del mercado laboral.

Rosell ha denunciado que en España, en materia laboral, hay leyes "muy legalistas", es decir, muy alejadas de la realidad, de manera que lo que está funcionando ahora son los convenios colectivos nuevos, que se apegan mucho a la realidad de un subsector económico concreto.

Por eso entiende que las reformas en el mercado de trabajo (las que se han hecho y las que vendrán) deben hacerse más a "pie de fábrica" y que la negociación colectiva tiene que "abrirse en canal" para, por ejemplo, lograr que los salarios se vinculen más a la competitividad y a la productividad en las empresas. "Hay que pasar de la cultura de lo fijo a la cultura del variable", ha subrayado.

Recorte de las cotizaciones

Sobre las cotizaciones sociales, Rosell ha afirmado que lo lógico sería bajarlas entre dos o tres puntos para acortar la distancia con Europa, pero también es consciente de que la situación actual lo impide. "Sería bueno bajarlas, pero no somos unos iluminados ni unos irresponsables y vemos que el Gobierno no tiene margen de maniobra para hacerlo", ha dicho.

Rosell ha celebrado que la economía española esté empezando a remontar el vuelo y ha reiterado que este año se crearán entre 150.000 y 250.000 empleos. Por último, el dirigente empresarial se ha referido a los tres millones de autónomos que hay en España, afirmando que debería haber diferencias a la hora de clasificarlos y que los propietarios de empresas, por ejemplo, deberían cotizar en el Régimen General, lo que además elevaría la recaudación.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50