González advierte de que con corrupción no habrá un crecimiento sostenible

El presidente del BBVA alerta de que "los desequilibrios son todavía muy importantes" El banquero alude en la junta de accionistas de la entidad al alto nivel de deuda y paro

El CEO del BBVA, Ángel Cano, y el presidente, Francisco González.
El CEO del BBVA, Ángel Cano, y el presidente, Francisco González.alfredo aldai / EFE

El presidente del BBVA, Francisco González, ha cargado con fuerza contra la corrupción en la junta de accionistas de la entidad que se celebra en Bilbao. “La corrupción trabaja para unos pocos y en contra de la mayoría", ha advertido antes de señalar que "tiene un enorme coste en términos económicos: desalienta la inversión y reduce la eficiencia". “Hay que combatir la corrupción para conseguir un nuevo modelo de crecimiento más sostenible y justo”, ha concluido González tras incluir en su intervención una frase no escrita en su discurso: "Algunos de esos personajes son muy conocidos por ustedes”.

En otro momento del discurso, el banquero ha apuntado que el beneficio del grupo, que ascendió a 2.228 millones de euros, un 33% más, se debe entre otras razones a una gestión ajustada a los principios. “Así lo hemos hecho nosotros y eso nos ha traído problemas”, ha destacado en una frase enigmática con la que, quizás, ha hecho referencia a las críticas lanzadas desde el Gobierno contra la entidad por negarse a participar en el capital del banco malo.

“Pocos bancos en el mundo pueden decir que no tienen ningún conflicto con juzgados, supervisores o reguladores y ninguna multa o sanción de importancia material”. No obstante, el Tribunal Supremo prohibió al BBVA cobrar las cláusulas suelo por entender que eran abusivas para sus clientes. La junta de accionistas no ha estado exenta de protestas: fuera del Palacio Euskalduna donde se ha celebrado el evento han coincidido varios actos reivindicativos. Entre ellos, el de un grupo de afectados por las preferentes de Fagor, títulos comercializados por BBVA, que han proferido gritos contra el banco.

González, ante un público entregado (con un importante número de empleados), habló de “los desequilibrios de la economía española, que son todavía muy importantes". "Tenemos una tasa de paro del 26% de la población activa y un endeudamiento privado de casi el 260% del PIB, el déficit público es todavía demasiado alto y la deuda pública se aproxima al 100% del PIB”, ha enumerado. En opinión del presidente del segundo banco español, estos factores "son un claro riesgo para la sostenibilidad de la recuperación”.

Avisos desde 2005

Las advertencias, en cualquier caso y para quitar peso sobre el Gobierno de Mariano Rajoy, estaban más dirigidas a cargar las tintas contra la labor de su antecesor, José Luis Rodríguez Zapatero. “En 2005 comenté que España debía mantener la disciplina presupuestaria y corregir el déficit de competitividad —ha recordado—. Lo dije porque había signos de estos problemas presupuestarios. No se hizo entonces y eso nos ha acarreado una crisis sin precedentes. Ahora no podemos fallar”.

También alabó al Gobierno actual al decir que “la reforma laboral está funcionando claramente". "La percepción internacional sobre nuestra economía ha mejorado, la inversión extranjera regresa", ha celebrado antes de resumir la situación del país en una frase: "Hemos salido de la recesión, pero no hemos salido de la crisis”. En otro momento de su discurso, González apuntó que España puede crecer “alrededor de un 1%, que puede ser superior si el Gobierno continúa con las reformas”.

En cuanto a la situación del sector financiero, González ha sido menos duro con los causantes de la crisis, los mismos que en otras ocasiones ha reclamado identificarlos y juzgarlos. Recordando sus propias palabras de 2008, ha dicho que tras superar los problemas de liquidez, la segunda fase es la de “morosidad y problemas de solvencia". "Queda mucho por hacer”, ha advertido al mismo tiempo que ha abogado por completar la reestructuración de las cajas de ahorros para "devolverlas al sector privado lo antes posible". "Esto es clave para impulsar el crédito, y en particular la inversión y el empleo”, ha argumentado.

Cambio tecnológico

La tercera fase, ha continuado, es la de la transformación del sector, que llegará impulsada por el cambio tecnológico. "Aquellos que no la aborden con decisión y acierto estarán condenados a desaparecer. Hay un mundo nuevo lleno de posibilidades”, ha afirmado el presidente del BBVA. En otro momento también ha apuntado que los futuros competidores serán “los gigantes de la red, los Google, Facebook, Amazon entrarán en nuestro sector porque genera multitud de datos y transacciones y es un poder facilitador de otras líneas de negocio”. También ha señalado que la banca convencional —"la que yo llamo la vieja banca analógica"—, tiene que enfrentarse al cambio o afrontar "un proceso acelerado de extinción".

Por otro lado, González ha afirmado que, incorporando el dividendo, el retorno total para el accionista ascendió al 36,3% en 2013, por encima de la media de las entidades comparables. También ha explicado que la nueva política de remuneración al accionista tiene como objetivo a medio plazo distribuir entre el 35% y el 40% del beneficio atribuido, íntegramente en efectivo. “La entidad se plantea llevarlo a cabo de forma progresiva, en función de las circunstancias del mercado y regulatorias” ha matizado.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterBECAS VERANO

Lo más visto en...

Top 50