Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Empleo facturará las cuotas de trabajadores directamente a las empresas

Hasta ahora eran las sociedades quienes hacían los cálculos sobre la cantidad

La Seguridad Social prevé ahorrar 171 millones con el cambio del sistema y evitar fraudes

La ministra de empleo, Fátima Báñez, en el Congreso del PP de Sevilla celebrado a principios de mes.
La ministra de empleo, Fátima Báñez, en el Congreso del PP de Sevilla celebrado a principios de mes. EFE

El Ministerio de Empleo ha remitido este lunes a los agentes sociales un anteproyecto de Ley que modifica el modo en el que las empresas liquidan las cuotas sociales de sus empleados. En cuanto el nuevo sistema entre en vigor, será la Seguridad Social quien facture directamente las cuotas que mensualmente abonan 1,3 millones de sociedades por las cotizaciones de 13 millones de trabajadores. El Gobierno justifica el cambio para mejorar la gestión recaudatoria, simplificar los trámites y reducir los costes y cargas administrativas.

El nuevo sistema sustituirá al tradicional modelo de autoliquidación. Tras el cambio, la Tesorería General de la Seguridad Social será la que realice un cálculo individualizado de la cotización correspondiente a cada trabajador. Para ello, utilizará los datos que ya tenga, los disponibles en otros organismos como las mutuas y requerirá a las empresas información como salarios, bases de cotización, porcentaje de tiempo parcial de los contratos u horas extraordinarias.

Con este nuevo sistema, se simplifica el cumplimiento de la obligación de cotizar, lo que supone una "reducción de las cargas administrativas", así como un ahorro en los costes para la propia Seguridad Social al "optimizar sus recursos humanos y económicos", ya que el trámite se realiza de manera electrónica, indica el texto del anteproyecto. Pero, sobre todo, busca conseguir una "mayor efectividad en el control" de las cuotas y atajar los fraudes por aplicación indebida de beneficios en la cotización y compensaciones por el pago de prestaciones de incapacidad temporal, entre otras cosas.

Aunque es difícil cuantificar el impacto que tendrá este nuevo sistema, la Seguridad Social prevé un incremento de la recaudación de al menos 171,22 millones de euros, al detectar cotizaciones inferiores por desempleo (143,68 millones con una hipótesis conservadora) y evitar bonificaciones y deducciones indebidas (27,54 millones).

Menos cargas administrativas

Asimismo, la implantación de este sistema llevará aparejada una reducción de cargas administrativas, al generar una reducción de los trámites a realizar y de la frecuencia en la comunicación de datos, una supresión de duplicidades, una interconexión de fuentes de datos y un mayor control de la cotización. Así, las empresas se beneficiarán de menores cargas administrativas, lo que se traducirá en un ahorro de 63,47 millones de euros, según datos de la memoria del análisis del anteproyecto.

La CEOE y los sindicatos UGT y CC OO tienen un  plazo de quince días para estudiar el anteproyecto de Ley sobre el nuevo sistema de liquidación de cuotas a la Seguridad Social, que ya se está aplicando de manera experimental en más de 300 empresas y cuya implantación total estará finalizada después del verano, según fuentes del Gobierno.

En un principio, su aplicación coincidirá en el tiempo con el actual modelo de autoliquidación de cuotas, así como con el sistema de liquidación simplificada que utilizan los trabajadores del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), de los Trabajadores del Mar, de los Empleados del Hogar y de los Trabajadores Agrarios.

En principio, está previsto que sea la Tesorería General de la Seguridad Social la que efectúe la gestión liquidatoria y recaudatoria, si bien en el anteproyecto se abre la posibilidad de habilitar para ello a otras administraciones públicas o a entidades particulares, en éste último caso, mediante un concierto de carácter "temporal" y con previa autorización del Consejo de Ministros.